Entrelazamiento cuántico o “efecto de dios”: el pegamento entre el espíritu y la materia

abril 4, 2013 por maestroviejo

El entrelazamiento cuántico, descrito como el parteaguas entre la física moderna y la clásica y también llamado “el efecto de Dios”, parece servir como un cordón inmaterial que conecta todas las cosas del universo y tiende un puente entre la materia y el espíritu

Las cosas que han estado alguna vez en contacto entre sí siguen influyéndose mutuamente a distancia tras haberse cortado el contacto físico

James Frazer, La Rama Dorada.

What is LOVE?- An attempt to create quantum entanglement between two or more macroscopic sentient beings

@Akposthuman

 

En las últimas décadas la física cuántica ha tomado una enorme popularidad entre los no iniciados, principalmente por virar el materialismo característico de la ciencia hacia antiguas filosofías como el idealismo o religiones tan atractivas para la mente posmoderna como el budismo. Tiende un puente: la ciencia originalmente no se distingue de la filosofía: ambas buscan describir y entender la naturaleza (o el universo); la naturaleza, que en un inicio era concebida como la manifestación visible del espíritu. Es parte de la interpretación popular de la física cuántica (ampliamente criticada por científicos que en ocasiones no logran salir de la “caja”): hacer del mundo algo en lo que la mente participa o al menos algo que se parece más a lo mental que a lo inerte y meramente mecánico. A mi juicio atinadamente, el filósofo y físico de Yale Abner Shimony llamó a esta vertiente de la física “metafísica experimental”.

Una de las cosas que ha hecho a la física cuántica tan atractiva para la mente popular, con cierta inclinación a la espiritualidad, es que ha demostrado que el acto de observar un objeto afecta el estado de lo que se observa. Este “efecto del observador” se explica por la interacción inevitable entre un instrumento y el fenómeno que se observa. Por otra parte, el principio de indeterminación de Heisenberg señala que la posición y el momentum de una partícula no pueden determinarse hasta que no es medida —existe en un estado de superposición, está, por así decirlo, en todas partes antes de ser medida u observada. La interpretación popular, que extrapola el mundo micróscopico, espectral e implicado del quantum al mundo macroscópico, que se caracteriza por el dar sentido: la explicación, ha entendido esto como que al observar cualquier fenómeno, al percibir algo, lo modificamos: la mirada transforma e incluso, bajo cierta influencia del new age, al percibir (o al creer en) algo lo estamos (co)creando. El escritor Robert Anton Wilson desarolló toda una  teoría de psicología cuántica agnóstica de la realidad bajo este principio:

Cada modelo que construimos nos dice más sobre nuestra mente que sobre el universo… el universo es más grande que cualquiera de nuestros modelos… cada descripción del universo es una descripción del instrumento que utilizamos para describir el universo (la mente humana).

Entre el tesoro de rarezas que descubrió la física cuántica al penetrar en el átomo, probablemente la más significativa y maravillosa sea el entrelazamiento cuántico.  Desde 1935 el físico Erwin Schrödinger notó una propiedad peculiar en la materia subatómica que llamó  ”entrelazamiento” (entanglement, en inglés).  Esto es, cuando dos sistemas cuánticos entran en contacto entre sí permanecen conectados instantáneamente, como si fueran parte de un todo indivisible.  Schrödinger rápidamente apuntó que esta era la diferencia fundamental entre la teoría cuántica y la física clásica.

Actualmente el entrelazamiento cuántico se entiende como un proceso en el que una sola función de onda describe dos objetos separados, los cuales comparten una misma existencia no obstante lo lejos que puedan estar entre sí, como si estuvieran unidos por un cordón umbilical invisible o una onda que, en teoría, se puede propagar por todo el universo. Dos partículas que se han entrelazado tienen una descripción definida juntas, pero cada partícula por separada yace en un estado completamente indefinido: podemos decir que no existe la una sin la otra (aunque una partícula pudiera estar en las Pléyades y la otra entrando a tu pupila en la Tierra: photons that did tango, can never untangle). El entrelazamiento cuántico, que ha sido observado principalmente entre fotones, ha sido descrito por Henry Stapp en los términos de “luz gemela”, una “disposición correlacionada a responder”.

Albert Einstein desdeñó este aspecto de la mecánica cuántica con su famosa frase de “acción fantasmal a distancia”. Einstein, por supuesto, había impuesto un límite de velocidad al universo y no concebía posible un efecto superlumínico. Sin embargo, el físico irlandés John Bell demostró con su famoso teorema que el entrelazamiento cuántico sí ocurre (algo que ha sido confirmado en repetidas ocasiones, como es el caso del famoso experimento de Aspect).

Ahora bien, este misterioso efecto de entrelazamiento a distancia difíicilmente se explica por una fuerza física que pueda viajar más allá de la velocidad de la luz para transmitir un estado cuántico entre dos partículas (de existir ciertamente se mantiene fantasmal).  Bell describió esta conexión entre partículas como “no-local”, es decir que no tiene una ubicación en el espacio. Dice Nick Herbert:

Las interacciones no-locales, de existir, serían una especie de vudú de la física en el que una partícula influye en la otra, no a través de una fuerza de campo convencional, sino simplemente porque se han tocado alguna vez en el pasado distante.

Pese a observarse en el laboratorio repetidas veces este fenómeno que afecta a los bloques fundacionales de la materia que conforma a todas las cosas del universo, existe cierta reluctancia a darle importancia al entrelazamiento cuántico. Nuestra vida en el mundo macro discurre sin detenernos a pensar en lo que significa que todas las partículas que han estado en contacto entre sí tengan esta propiedad de conexión cuántica instántanea: no se nos ocurre pensar que estamos entrelazados con ciertas personas, con ciertos objetos, con ciertas ideas que siguen influyéndonos a distancia. Recientemente, sin embargo, científicos han notado que diversos fenómenos “macroscópicos” —como la fotosíntesis y la navegación de las aves— parecen estar ligados al entrelazmiento cuántico. Aún más interesante es la teoría de que nuestro ADN se mantiene unido debido a esta conexión cuántica.

Elisabeth Rieper y colegas de la Universidad Nacional de Singapur dicen que este entrelazamiento es lo que mantiene unida la doble hélice del ADN. Según el sitio Technology Review de MIT, Rieper y sus colegas usaron un modelo teórico del ADN en el que cada nucleótido consiste en una serie de electrones orbitando un núcleo cargado positivamente. El movimiento de la nube negativa es un oscilador armónico. Cuando los nucleótidos se unen para forma un par de bases, las nubes deben de oscilar en direcciones opuestas o la estructura no será estable. Rieper y sus colegas se preguntaron qué  le sucedería a esas oscilaciones si los pares bases estuvieran apilados en una doble hélice. La hélice debería de vibrar y deshacerse, pero esto no sucede, ya que las oscilaciones ocurren como una serie de estados de superposición —lo que significa que oscilan en todos los estados posibles al mismo tiempo. Un entrelazmiento cuántico lo mantiene todo unido [Daily Galaxy].

Que el ADN esté unido por entrelazamiento cuántico es altamente significativo, y por otra parte algo que podría anticiparse bajo cierto entendimiento de la selección natural y la evolución. Siendo que el ADN es fundamentalmente un programa (bio)informático que ha logrado replicarse con éxito —una especie chip cósmico o libro orgánico (¿el axis mundi de la galaxia?)— y que la forma más efectiva de transmitir información de la cual tenemos conocimiento es el entrelazamiento cuántico, es lógico pensar que el código genético esté vinculado entre sí de esta forma: con el pegamento más potente del universo (curiosamente es esa “oscilación de todos los estados posibles al mismo tiempo” lo que le da cohesión,  una especie de omni-potencia cuántica).

Además de la teoría expuesta por los investigadores de la Universidad de Singapur, el Premio Nobel de Química Luc Montagnier publicó el año pasado un trabajo en el que sugiere que el ADN emite señales electromagnéticas que imprimen su estructura en otras moléculas, algo similar a una teleportación de información, o en otras palabras entrelazamiento cuántico. El experimento realizado por Montagnier ha generado gran controversia y poca aceptación entre la comunidad científica, de cualquier forma avanza hacia una elegante intuición —que parece reflejarse en  la naturaleza. Aún menos aceptado es el trabajo del científico ruso Pjotr Garjaje quien sostiene que el ADN es similar a un Internet cósmico. Lo siguiente del libro Vernetzte Intelligenz de Grazyna Fosar y Franz Bludor (traducción de fragmentos aquí):

De hecho, Pjotr y su equipo encontraron más paralelos aún entre la genética y la informática. Especulan que la estructura del “ADN basura” (el “segundo código” similar a la gramática del lenguaje humano) y su posibilidad de modificación, se deben a que el ADN no acumula toda la información necesaria en cada momento, sino que intercambia información permanentemente (la recibe, modifica y emite), de la misma forma que lo hace una computadora conectada a la web. Cada persona sería, siguiendo esta línea argumental, un nodo de una red o sistema (como Internet) que involucraría a muchos más individuos-nodos.

Hay que aclarar que Pjotr es una figura oscura, aparentemente miembro de la Academia de Ciencias de Moscú según algunos sitios web,  de quien se tiene poca información y quien cree que el ADN no solo puede modificarse a través de la interacción de rayos de luz coherente (como lásers), también a través de las palabras —de manera similar a lo que sostiene Masuro Emoto con las moléculas de agua. Aclarando esto —que nos alejamos de la ciencia establecida— la posibilidad de que el ADN de un ser vivo no solo esté en un estado de entrelazamiento cuántico con cada una de sus células, sino con otros miembros de su especie (y quizás con todo el universo), es muy interesante. Es una forma de explicar la fascinante teoría de los campos mórficos del biólogo Rupert Sheldrake, quien sostiene que existen campos de información  que organizan el desarrollo de una especie y sirven con una memoria de la naturaleza —de tal forma que se pueden transmitir hábitos y mutaciones de manera horizontal, sin tener que pasar de generación a generación.

En 1920 el embriólogo Alexander Gurwitsch descubrió que los seres vivos emiten fotones “ultra-débiles” dentro del espectro ultravioleta. Gurwitsch los llamó “rayos mitogénicos”, ya que creía que estos fotones tenían un papel importante en la división celular del campo morfogenético, es decir, en el desarrollo de la estructura morfológica de un ser vivo.

En la década de los 70 el profesor Fritz Albert Popp descubrió que esta emisión de luz, a la que llamó biofotones, se presentaba en un rango de entre 200 y 800 nm y que exhibía un patrón periódico y coherente. Popp teorizó que los biofotones son producidos por el ADN en el núcleo de las células. Esto fue demostrado en los años ochenta. El Dr. Jeremy Narby  escribió en su libro The Cosmic Serpent:

Como el axis mundi de las tradiciones chamánicas, el ADN tiene una forma de escalera torcida (o una viña); de acuerdo a mi hipótesis, el ADN era, como el axis mundi, la fuente del conocimiento y las visiones chamánicas. Para estar seguro tenía que entender cómo el ADN podía transmitir información visual. Sabía que emitía fotones, que son ondas elctromagnéticas, y me acordé de lo que Carlos Perez Shuma me había dicho cuando comparó a los espíritus con ‘ondas de radio’. Una vez que prendes la radio, las puedes sintonizar. Es lo mismo con los espíritus; con la ayahuasca los puedes ver y escuchar. Así que investigué la literatura sobre fotones de origen biológico […]

Narby formuló la hipótesis de que cuando los ayahuasqueros del Amazonas dicen comunicarse con los espíritus de las plantas, de sus ancestros o de la naturaleza, en realidad se están comunicando con el ADN de esas plantas o con su propio ADN (el cual tiene un campo holográfico) —y de esta forma obtienen información sumamente difícil de obtener por métodos de prueba y error, como fue en su momento el descubrimiento del curare. «Esta es la fuente del conocimiento: el ADN, viviendo en el agua y emitiendo fotones, como un dragón acuático escupiendo fuego».

Existe en la profundidad del misticismo humano una identidad entre el espíritu y la información, que ha sido recuperada con la física cuántica y con la era de la informática. Del gnosticismo al Internet. De Hermes a MSN. It from bit. Heisenberg escribió: “los átomos no son cosas, son solo tendencias, así que en vez de  pensar en cosas, debes de pensar en posibilidades. Todos son posibilidades de conciencia”. Ervin Lazlo ha dicho que “la información es el software del universo“. Vemos hoy  claramente que la información es lo que programa a la materia, lo que de alguna manera arde al interior del cuerpo (la manifestación más conspicua de aquello que llamamos alma —”el sol invisible”— es la información, el código). La versión de Erik Davis del Génesis:

En el principio era la Info, y la Info estaba con Dios, y la Info era Dios.

Davis, en su texto Images of Spiritual Information, añade: “El medio es el mensaje y el mensaje es el espíritu al interior que viene de fuera, señal y ruido cruzando las fronteras entre sí en el flujo feroz del desdoblamiento”.

Si el Logos o Espíritu en verdad es omnipresente, entonces debe de contar con los servicios de mensajería instantánea del entrelazamiento cuántico.  No por nada el escritor Brian Clegg ha titulado su libro sobre el entrelazamiento cuántico “El Efecto de Dios“, como si este fuera el resultado de la materialización de la divinidad en el universo: el sello elástico de la unidad.

Según el físico Nick Herbert, el teorema de Bell revela que los hechos que experimentamos en el mundo “no pueden ser simulados por una realidad local subyacente. Cualquier realidad que se ajuste a los hechos debe de ser no-local […]. El teorema de Bell muestra que debajo del mundanal ruido de nuestra existencia local yace oculta una realidad cuántica vudú conectada superlumínicamente que es necesaria para que este mundo ordinario opere”.

Esta realidad subyacente es lo que David Bohm llamó el orden implicado, un mar de energía del cual se desprende nuestra existencia apenas como la onda que se forma sobre la superficie de un lago cuando se lanza una piedra. Es también lo que Arthur Schopenhauer llamó el Mundo de la Voluntad (nuestra realidad explícita es el Mundo de la Representación: el Maia, la Matrix). Es también el mundo del Nagual, que expone Don Juan Matus según Carlos Castaneda y que podría ser parte de la tradición oculta tolteca. Es el mundo del Espíritu, el Brahman. El entrelazamiento cuántico parece ser el cordón umbilical (de luz comunicante) entre la dimensión de unidad divina absoluta y el mundo material de la multiplicidad, que es una falsa caída o división, ya que, por el mismo entrelazamiento cuántico, el Espíritu sigue irradiando, transmitiéndose a sí mismo a través de nosotros. In-formándonos.

Con información de Quantum Tantra y de MIT Technology Review

http://pijamasurf.com/2012/01/entrelazamiento-cuantico-el-pegamento-entre-el-espiritu-y-la-materia/

5 claves para mejorar tu inteligencia emocional

La diferencia entre saber que hay que hacer realidad estas “cuestiones” y lograrlo, es la práctica.

La práctica diaria de las virtudes, tales como la fortaleza interior, el dominio de la voluntad y la calma interior o el optimismo inteligente.

Si ya se que ahora el lector está pensando en que estas cosa son fáciles de decir pero muy difíciles de lograr en un mundo con horarios y presiones. La dificultad para lograr esta práctica de las virtudes es un camino de aprendizaje de “domesticar la fiera interior”: la mente, el ego.

Existen diferentes formas de lograr “la doma del ego”, como me gusta llamarlo. Una de las mejores, es la meditación. A otros les da resultado el tai chi, o el yoga. Otros van al psicólogo, para corregir alguna “enfermedad emocional o mental”, otras veces puedes acudir a uno de esos cursos o talleres de darse cuenta, o de “recetas útiles” de “cómo se hace…”. Existen numerosas formas de ejercitar el contacto con uno mismo, y dejar emerger sentimientos, emociones, miedos, ansiedades, y los fantasmas internos. Esto es elevar nuestra conciencia, de iluminar el punto ciego. Es la manera de hacerlos salir de su escondite, dejar atrás la máscara de los convencionalismos y los miles de trucos con que la mente y el ego se protegen del daño, del dolor primigenio. Es hora de lograr la verdadera fortaleza interior, de mirar a la cara lo que realmente somos (o no somos) y mejorarlo.

Este es un proceso de aprendizaje, de descubrimiento de las verdades de la vida. Es una oportunidad única para descubrir esas respuestas que todo ser humano ha buscado siempre, desde los albores de la humanidad. ¿De dónde venimos?, ¿para qué estoy yo aquí?, ¿Cuál es mi misión en esta vida, o cual es el sentido de mi vida?. ¿Por qué me pasa a mí esto?, ¿por qué estoy como estoy en esta dificultad de la vida?, ¿por qué estoy estancado, como puedo avanzar y mejorar mi vida?, ¿por qué estamos como estamos?  y otras muchas.

Claro esta no todas las personas van a lograr dar respuesta inmediata a estas cuestiones. Solo el tiempo y haciendo el camino del aprendizaje empezaras a encontrarlas, si hay sinceridad en tu intención. No busques un maestro, es un búsqueda personal y privada, no hay gurús, ni maestros. El maestro puede hablar por cualquier boca, incluso por la de tu hijo pequeño. No hay camino rápido ni recetas prácticas, y no sirve para cualquiera.

Mónica Grossoni

Meditar

La palabra proviene de una raíz Indoeuropea que significa, “tomar medidas adecuadas”; en Latín es meditare ó meditatio y relaciona esta práctica con un ejercicio que puede ser, intelectual,espiritual, ó religioso.

El fin de la meditación es variado, pero el camino es la contemplación que se hace a través de un viaje interior profundo.

Lo que se está realizando en este blog es “Un estado de concentración profunda y consciente para iluminar con nuestros mejores deseos e intenciones llegar a iluminar el planeta y sus habitantes.

No importan aquí las ideologías ó tendencias, solo la buena intención y el deseo de que todo lo que nos llegue, sea lo mejor, sin distinción de razas, ni de credos.

La meditación es solo una herramienta mas para usar las energías conscientes a través del amor por el planeta.
Para la filosofía Zen, los Maestros dicen que “meditar el bien es llegar a tocar el corazón”.

Alineamiento galáctico.

Aquí les presento una explicación más detallada de lo que será el alineamiento galáctico o también la alineación galáctica del 21 hasta el 25 diciembre del 2012, donde el Sol, la Tierra y el Centro de la Galaxia se alinearan, dando fin a un ciclo de 5125 años para comenzar otro ciclo, estamos saliendo del anochecer galáctico y estamos entrando al amanecer de la galaxia es muy importante que tomen en cuenta el periodo desde 1999 hasta el 2012, ya que desde1999 cuenta 13 años hasta el 2012 para lo que será el fin de este gran ciclo, en estos 13 años de cada uno de nosotros depende nuestro futuro y destino, así que espero que tomen conciencia de la importancia de este tiempo.

Recopilación de documentales:

2012 Ciencia o superstición
El monstruo de la Vía Láctea
Las 7 profecías Maya

Las fundaciones espirituales conquistan el mundo: ¿Búsqueda interior o negocio? Unos se aferran con pasión a esas enseñanzas, otros creen que se trata de una actividad muy rentable

src=’http://actualidad.rt.com/static/jwplayer/player.swf’ height=’354′ width=’630′ bgcolor=’0x000000′ allowscriptaccess=’always’ allowfullscreen=’true’ flashvars=”&backcolor=0x000000&controlbar=over&file=http%3A%2F%2Factualidad.rt.com%2Factualidad%2Fpublic_video%2F8b6%2F8b68cd5773fcac00da1aba7ebc8b7b86.flv&frontcolor=0xffffff&image=http%3A%2F%2Factualidad.rt.com%2Factualidad%2Fpublic_images%2F1d1%2F1d100b0a622a763de4bfa0115e02f1f6_article.png&lightcolor=0xffffff&plugins=viral-2d&screencolor=0x404040&skin=http%3A%2F%2Factualidad.rt.com%2Fstatic%2Fjwplayer%2Fplayer_skin.zip&viral.onpause=false”/>

Las fundaciones espirituales, invocando el deseo de muchas personas encontrar la armonía y tranquilidad, se extienden a lo largo del mundo. Sin embargo, su creciente influencia provoca dudas sobre los fines de esas organizaciones. El fenómeno de estas nuevas formas de espiritualidad podría ser la muestra de una búsqueda interior, una necesidad de rescatar valores más humanos que muchas personas ya no encuentran en las formas tradicionales. Los fundadores y seguidores de esas organizaciones aseguran que el objetivo de este ‘arte’ es reducir el estrés de la persona, para que florezca lo mejor de cada una, para que la gente desarrolle un mejor control de las emociones y reduzca la violencia y todo lo negativo. La figura espiritual más populares del último tiempo es Sri Sri Ravi Shankar, quien estableció la organización El Arte de Vivir, que actualmente tiene sede en 151 países. Aunque se presenta como una organización sin fines de lucro, los cursos iniciales tienen un costo que ronda los 100 dólares. Según sus responsables, ese dinero se utiliza íntegramente para el funcionamiento de la fundación. Sin embargo, las fundaciones espirituales que ‘siembran el bien’ en el mundo,  han generado una oleada de críticas. Muchas personas denuncian que a través de estas organizaciones, algunos países logran manipular a una gran cantidad de gente jugando con sus ilusiones. “Ellos ganan muchísimo dinero por la explotación de sus voluntarios. El Arte de Vivir tiene miles de adeptos voluntarios, pero que son captados como en cualquier secta destructiva”, señala Pablo Salum, un activista contra las sectas. Para él, muchos credos legitimados son en realidad movimientos en su mayoría surgidos en EE.UU. con fuertes vínculos con el poder. “EE.UU, a través de estos grupos, logra dominar a una gran masa de personas. Estamos hablando de sectas grandes como los testigos de Jehová o los mormones que están camuflados detrás de un culto pero tienen prácticas destructivas y peligrosas”, destaca el activista. Mientras unos se aferran con pasión a esas enseñanzas, intentando huir de la violencia y brutalidad cotidiana, otros critican esa  actividad y la califican como “un gran negocio”. En todo caso el Estado y la sociedad en conjunto deberán ejercer el control, para evitar que en estas demandas se filtren delincuentes profesionales dispuestos a jugar con las ilusiones de la gent

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/sociedad/view/55012-fundaciones-espirituales-conquistan-mundo-busqueda-interior-o-negocio