Los 3 trabajos que hay que tener antes de emprender

Autor: Javier Mejias

No puedo estar mas de acuerdo con Javier Mejjias. Para llegar a fundar una compañía no hay nada mejor que haber tenido otras experiencias antes. no es necesario haber sido el tio Gilito, pero si tener la ocasión de medirte a ti mismo para saber lo que realmente quieres. Y por que hay habilidades, actitudes y valores que se aprenden sobre la marcha. Pero que sea por cuenta del bolsillo de otro, y que puedas tener gente potente alrededor de quien aprender. Por que una vez estas al frente de su start uo estas solo pilotando tu nave. Os dejo leer este potente articulo.

3-trabajos-antes-emprender-emprendedorA menudo la gente me pregunta qué deberían estudiar antes de emprender, si es buena idea crear una startup sin experiencia laboral o incluso si hace falta “algo” especial para emprender… y aunque como siempre la respuesta es “depende”, si que es cierto que existen una serie de habilidades necesarias para emprender que puedes adquirir trabajando para otros…

Lo primero que me gustaría “machacar”, como siempre suelo decir, es que no hay respuestas mágicas y únicas, ya que cada persona tiene una forma de ser, carácter, “background e incluso habilidades personales… pero lo primero que quiero dejar claro es que para emprender no hacen falta “requisitos”.

¿QUÉ HABILIDADES SON NECESARIAS PARA EMPRENDER?

Algunos de los emprendedores más potentes que conozco no tenían ni carrera universitaria ni formación al uso. La mayoría de hecho  no saben de finanzas, no tienen carísimos MBAs (ya hable de ello en ¿Sirve de algo un MBA para un emprendedor?) ni han trabajado en puestos de dirección.

Pero sí es cierto es que existen ciertos rasgos o habilidades que, aunque en absoluto garantizan el éxito si que comparten muchos emprendedores de éxito… y por algo será:

  • Creatividad
  • Capacidad para detectar oportunidades
  • Habilidad comercial
  • Liderazgo
  • Empatía con el cliente
  • Visión
  • Capacidad para resolver problemas complejos
  • Comunicación
  • Sacrificio y Resiliencia

Y seguro que me dejo muchas. De esta lista, seguro que alguna de las capacidades son innatas, y hemos nacido con ellas… pero seguramente no todas. Y aunque existen muchas formas de conseguir aprender estas capacidades, en mi opinión la mejor forma está clara:

Aprender haciendo.

O dicho de otra forma, aprenderlas en un trabajo, ponerlas en práctica todos los días y refinarlas… lo que me lleva a responder a la duda sobre si hace falta experiencia laboral o no para emprender. Pues aunque no es imprescindible, si es muy aconsejable por varias razones:

  • Aprendes con el dinero de otro: Emprender y fracasar son dos situaciones que van de la mano, y que hay que aceptar desde el principio… y qué mejor que aprender y equivocarte en una empresa
  • Tienes compañeros de los que aprender: Liderar una empresa es algo complicado, y a nadie nos enseñan a trabajar con más personas, y menos a liderarlas… así que nada mejor que tener compañeros referentes con los que aprender qué debemos hacer… y qué no.
  • Aprendes de verdad: haciendo: Aunque existen cursos de resolución de conflictos, de liderazgo y de casi todo, la realidad es que son estupendos una vez lo has probado y te has dado cuenta de lo que no sabes…. pero como decíamos antes, la mejor forma de aprender es ensuciándote las manos y peleándote en el mundo real.

En resumen, sí, creo que es muy aconsejable invertir los primeros años de la vida laboral trabajando para otro y adquiriendo las competencias necesarias (pero no demasiados o podrías quedar atrapado en la carrera de la rata).

¿QUÉ TRABAJOS SON RECOMENDABLES PARA UN EMPRENDEDOR?

La respuesta a esta pregunta es muy compleja, ya que realmente dependerá de con que habilidades innatas partamos cada uno… pero acogiéndome al viejo dicho:

Un emprendedor antes de lanzarse debería haber trabajado de Comercial a puerta fría, de Canguro de niños y de Soporte Telefónico

¿Y porqué estos trabajos y no otros? Porque son trabajos donde sí o sí vas a tener que aprender las habilidades o competencias que hemos mencionado antes:

  1. COMERCIAL DE PUERTA FRIA: Si hay algo clave para un emprendedor es aprender a vender. Como emprendedor vas a estar vendiendo a todas horas: a tus clientes, a tus inversores, a tus proveedores… a todo el mundo. Y desgraciadamente a nadie nos enseñan a hacerlo, o si lo hacen, lo hacen fatal (por eso tenemos esa imagen en España del vendedor chusquero de enciclopedias). Así que aunque sea un trabajo complicado, es muy recomendable aprender a vender, a relacionarte con los clientes, a comunicarte mejor y transmitir el valor de lo que vendes, a comprender sus problemas…etc.
  2. CANGURO DE NIÑOS: Aunque parezca mentira, no hay mejor forma de aprender a liderar, a empatizar con tus socios y empleados y a gestionar a las personas que tratar con niños… algo que seguro que los que sean padres entenderán inmediatamente. Y dado que tener un hijo es una forma compleja y cara de aprenderlo, nos puede ayudar el cuidar de forma continuada a los niños de otros… lo que facilitará que entendamos que cada persona/niño es distinto y debe ser tratado acorde, que se consigue más con miel que con palos y que la mejor forma de liderar es con el ejemplo.
  3. ATENCIÓN Y SOPORTE TELEFÓNICO: Saber gestionar conflictos y empatizar con los clientes son dos habilidades clave en el día a día de cualquier emprendedor… y nada mejor que haber pasado por un call center al que llaman clientes para resolver sus problemas para aprenderlas. Enfrentarse con clientes cabreados, clientes que no parecen entender lo que les decimos o simplemente con personas que tienen un problema y no saben cómo resolverlo nos va a ayudar enormemente a la hora de “salir de nosotros mismos” y “ponernos en los zapatos del cliente”, la base para crear la propuesta de valor de nuestro negocio.
habilidades-emprender-ventas-comunicacion-comercial

Aunque sin duda es muy importante ser capaz de diseñar un buen modelo de negocio para nuestro producto y llevarlo al mercado, a menudo olvidamos la vertiente humana, el equipo (del que el emprendedor es uno de los pilares). Y es que, como decíamos hace algún tiempo La clave es el piloto y no la máquina (encaje equipo-producto-mercado).

Innovar es cuestión de mentalidad

La innovación no corresponde solo a la alta dirección, sino que debe abarcar toda la cadena de valor: Se trata de crear valor a través de una amplia red de personas. No solo se trata de innovar el producto o servicio, sino todos los procesos que intervienen en la fabricación y como hacérselo llegar al cliente, en la experiencia del cliente al utilizarlo, y en definitiva nuevas estrategias empresariales:

  1. Nuevos métodos y herramientas,
  2. Nuevas maneras de gestionar sus recursos y capacidades,
  3. Nuevas formas de llegar y tratar a los clientes.
  4. Nuevas estrategias empresariales

programa-de-liderazgo-de-la-innovacion-imagenPero para que esto se a posible es fundamental que exista una cultura que de cobije la innovación. Es una actitud ante la vida empresarial, la manera de ejercer el poder y el control y los valores de los directivos y ejecutivos de la compañía.

El desarrollo de una cultura de la innovación es necesario en las empresas, para no quedarnos desfasados. Una empresa que quiere crear una cultura de la innovación debe estar asentada sobre valores como: apertura, confianza, equidad y compromiso; así que el primer paso a dar es el de revisar los valores que conforman su cultura corporativa y llevar a cabo una evolución de la misma.

La otra cara del progreso

Brian Solis, reputado gurú sobre transformación digitalguru-de-la-digitalizacion

Pero la digitalización tiene una cara negativa. “La tecnología está generando una sub-sociedad de introvertidos digitales. Muchas personas prefieren relacionarse a través de una pequeña pantalla que cara a cara. Y esto es sólo una parte del cambio en el comportamiento que provoca el despliegue de los móviles, las plataformas sociales y la tecnología en tiempo real”, comenta Solis.

“Las distracciones tecnológicas han dado como resultado lapsus de atención, que dificultan los intentos de las marcas y los vendedores de ganar relevancia”.

Simplemente, el cliente, y sus intereses, han cambiado. Nos encontramos sólo al comienzo de una economía de la atención, donde las marcas luchan por hacerse ver y oír entre los cientos de mensajes que recibe el cliente cada día.

Por eso en la clave de tu exito trabajamos cada mes  una actitud. Por que es lo que marca la diferencia. Disponer de managers, empresarios, y directivos con las ideas claras sobre la estrategia de digitalización de sus negocios. Son estas personas clave, las “PQD” las persona que deciden, las que han de tener las ideas claras, y la mentalidad apropiada para generar el cambio, para impulsar el cambio y para crear el entorno adecuado para que el cambio funcionen.

Y tú ¿que mentalidad tienes?

 

Si tienes un sueño por rumbo a ello y punto

¿Que qué es la clave de tu éxito?

Aquí tendrás tu propio mentor. Será tu entrenador personal para cambiar tu mentalidad y enfocare hacia el éxito. Es mucho más que coaching, Se combinan talleres experienciales, meets’up, coaching, lecturas recomentadas, videos ,…

fgnfbzxvc¿Por qué la clave de tu éxito?

en estos veinte años he comprobado que la mayoría de los directivos, empresarios y emprendedores quieren cambiar su vida y su negocio pero la cosa no es tan fácil. Los amigos y compañeros no son capaces de ofrecernos la ayuda que necesitamos. Si siquiera apoyan lo que hacemos, les parece absurdo y sin sentido. Te resulta imposible romper viejos hábitos, cambiar el chip después de tantos años. Te aferras a mil excusas, o el día a día te come, en definitiva es difícil dar ese giro que tanto necesitas y te estacas.

Entonces por qué continuar tu sólo, cuando puedes beneficiarte de un mentor en exclusiva para ti, que te ayudara a tomar el control de tu negocio y de tu vida. Te ayudará a recobrar el rumbo que tiene que tener, te ayudara a crear tu plan de acción, y te mantendrá enfocado hacia el éxito lejos de las excusas, el miedo al fracaso, la frustración y la ansiedad…. deja eso atrás y ponte rumbo al éxito, y punto!.

Invierte hoy tu tiempo y tus recursos, y prepárate para ser quien deseas ser mañana

 

  • Necesitas inspírate en un referente. Es eso es lo que se llama “modelado”, o sea, la observación de otros que ya lo han logrado.
  • Necesitas estar entre la gente que ya lo ha logrado y contagiarte de ese espíritu de éxito. Moverte dentro de tu comunidad .
  • Buscas la guía de un mentor experto en lo que quieres hacer que te guía en tu proceso personal
  • Deseas soltar ese lastre que te ata al suelo y no te deja volar

Tras formar a miles de directivos y profesionales en estos años, en técnicas de gestión empresarial y liderazgo resulta que la clave del éxito no está sólo en la parte técnica de la ecuación o en la financiación, sino el pilar fundamental está en el factor emocional. En la mentalidad enfocada hacia el éxito. Esta es la verdadera transformación que lo cambia todo, lo determina todo y te hace imbatible.

Emprendedores con las ideas casi claras

  • Tienes una idea estupenda de negocio pero no sabes si tiene madera de emprendedor
  • ¿Tienes distintas ideas de negocio pero no te lanzas con ninguna?
  • ¿Te dispersas mucho, tienes la sensación de perder el tiempo, se te pasan los días y no avanzas?
  • Necesitas darte a conocer a ti y a tu producto o servicio
  • Ganarte la confianza de los clientes y fidelizarles
  • Deseas mejorar tus habilidades comerciales
  • Buscas fichar al mejor equipo de colaboradores
  • Es importante enfocarte hacia la libertad financiera
  • Serás mucho más productivo. y dueño de tu tiempo.
  • Compaginar tu trabajo por cuenta ajena con tu proyecto personal
  • ¡Ponerte en marcha ya!

 

¿Atajos para el éxito?

hjkhkgh Vale que todos sabemos eso de la mil maneras de hacer una bombilla, pero ¿y si hubiera un atajo? ¿y si puedo econtrar la manera de ahorrame al menos unas quimnientas?  Ya me hubiera gustado ami saber lo que ahora se cuando empezaba!

De eso se trata, de obtener una ayudita extra que te ahorre los peores sinsabores del camino, y sobretodo que vele por ti cuando esas al borde de dejarlo todo y darle una carpetazo a tu sueño.

¿Cuanto vale para ti esa mano que te pone sobreaviso de todos los posibles obstáculos y como superarlos? ¿cuanto valor tiene eso para tu negocio? ¿cuanto estarias dispuesto a  pagar por ello?

 

 

Internet impulsa la revolución del consumo responsable y sostenible

Plataformas como “Producto Social Bruto” ayudan a transformar la sociedad, a través de prácticas de economía cotidiana

Desde el terreno empresarial, algunos movimientos como la Economía del Bien Común, están promocionando un cambio de modelo productivo. Desde el ámbito de los consumidores también se está produciendo una transformación: los ciudadanos son cada vez más conscientes de los efectos de los hábitos de consumo en la situación actual de la sociedad y del planeta, y quieren cambiar dichos hábitos. En este proceso, Internet está jugando un papel fundamental. En la Red de redes proliferan webs de información al consumidor, como “Producto Social Bruto”, que dan pautas para un consumo más responsable, justo y sostenible. Por Yaiza Martínez.

Imagen: patrimonio designs. Fuente: PhotoXpress.

Imagen: patrimonio designs. Fuente: PhotoXpress.
Desde el terreno empresarial, algunos movimientos están promocionando un cambio de modelo productivo. La Economía del Bien Común -promulgada en los países europeos por el economista austriaco Christian Felber – o la filosofía de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), son ejemplos de la búsqueda de fórmulas alternativas de hacer negocio, basadas en valores no solo económicos, sino también humanos, sociales y ecológicos.Desde el ámbito de los consumidores parece que también se está produciendo una transformación. Según un reciente informe de la Fundación Adecco, un 30% de los ciudadanos de nuestro país dejará en 2013 de consumir marcas que no considere responsables.Por otra parte, un análisis llevado a cabo por la consultora Havas Worldwide entre ciudadanos de 31 países ha constatado que el 61% de los consumidores creen que tienen más influencia como consumidores que como votantes.En este sentido, parece la población se está dando cada vez más cuenta de que, como reza la web de la Fundación Ecología y Desarrollo (ECODES) : “los ciudadanos tenemos a nuestro alcance una herramienta fundamental de cambio social, el consumo”.

Y es que, continúa la página, “como consumidores y ahorradores tenemos la oportunidad de utilizar nuestro criterio de decisión de acuerdo a nuestras convicciones y promover, a través de nuestros patrones de compra e inversión, la construcción de la sostenibilidad”.

Un cambio en Red

El cambio en los hábitos de consumo, de manera que estos se vuelvan más justos y sostenibles, está teniendo un gran aliado en un medio de comunicación: Internet. En la Red de redes, esta transformación está siendo fomentada, además de a través de iniciativas como los bancos del tiempo o el consumo colaborativo, a través de numerosos proyectos online.

Entre ellos, la plataforma mecambio.net, que propone fórmulas alternativas de gestión del dinero, de asegurar los bienes, de financiar proyectos o de realizar transacciones y compras. Mecambio.net proporciona listas de alternativas de proveedores energéticos que posibilitan una gestión energética cooperativa y sostenible; herramientas alternativas de conectividad, formas de adquisición de alimentos más directas y responsables, etc.

Otros ejemplos son consumeconcabeza.es, una web de la Fundación Entorno que también da pautas para desarrollar un mejor consumo, que conlleve ahorro, salud y sostenibilidad; o la web Guía para la Compra Sostenible, de la Diputación Foral de Bizkaia, en la que se puede encontrar información muy útil para incorporar criterios responsables y de sostenibilidad a la compra cotidiana.

David Beltrán, uno de los promotores de la plataforma PSB, cuyo lema es "Tú eres la demanda, cambia la oferta".

David Beltrán, uno de los promotores de la plataforma PSB, cuyo lema es “Tú eres la demanda, cambia la oferta”.
El caso de “Producto Social Bruto”

Estos son solo algunos ejemplos de lo que se está moviendo. En este contexto, ha surgido la plataforma “Producto Social Bruto” (PSB), una web de información al consumidor sobre las acciones positivas y negativas de compañías y bancos. Esta página ha elaborado asimismo su propio ranking de empresas sostenibles y responsables, para que el consumidor tenga una idea de en qué invierte su dinero cuando compra. Uno de los promotores de PSB, el investigador especializado en Neurociencia Cognitiva de la Universidad de La Laguna (Tenerife), David Beltrán, nos detalla en la siguiente entrevista los objetivos e inquietudes de esta plataforma:

¿Cómo surge esta iniciativa?

Pues del cansancio. Del cansancio de reunirnos y acabar quejándonos de lo nefasto de la situación actual, del cansancio de repetir lo erróneo del modelo de crecimiento que nos ha llevado hasta aquí y de confirmar un día tras otro la falta de intención real de la élite política y económica por emprender un cambio real. Fue desde ese estado de ánimo que surgió la idea de ser más activos, de hacer algo por el cambio, y el resultado fue el inicio del proyecto PSB; un proyecto, que fiel al lema con el que decidimos identificarlo (“Tú eres la demanda, cambia la oferta”), pensamos que contribuye a la “democratización” del sistema económico.

¿A qué público va dirigida?

A nuestro entender, PSB es ‘apto para todos los públicos’. Todos somos consumidores, y como tales podemos sentirnos atraídos por el tipo de consumo informado y responsable que aplicaciones como la nuestra pretenden promover. Es cierto, este tipo de consumidores es actualmente un grupo muy minoritario, pero dada la actual situación de crisis económica y ética en la que estamos inmersos pronto dejará de serlo.

Desde PSB, el consumidor puede jugar un doble rol: el de promotor de la información referente a las políticas positivas o negativas de las empresas y el de consumidor que hace uso de dicha información a la hora de establecer sus hábitos de consumo.

Pero, además, PSB es igualmente ‘apto’ para las empresas o corporaciones, ya que éstas pueden fijarse en nuestra aplicación para valorar el grado de difusión que tienen sus políticas relacionadas con la RSC.

¿Qué pretende conseguir?

Ser una fuente informativa de referencia para el consumo y las políticas responsables. Una ayuda para el establecimiento de hábitos de consumo responsable, y un espejo en el que las empresas puedan ver reflejada la difusión que tienen sus políticas, positivas o negativas.

En definitiva, una pieza más en la promoción del cambio de las relaciones económicas. La información es clave, y seleccionarla y empaquetarla en la forma de un índice fácil de valorar y entender es lo que, en esencia, se pretende desde PSB.

¿Cuántas personas están implicadas en este proyecto?

Actualmente estamos implicadas seis personas: tres hombres (el psicólogo y escritor Alberto Avilés, David Beltrán, y el psicólogo y profesor de la Universidad de Toronto, Gorka Navarrete) y tres mujeres (las psicólogas Isabel Orenes, Olivia Afonso, Rut Correia), con edades comprendidas entre los 29 a los 38 años. Todos formados como investigadores en psicología, aunque con desigual suerte en el padecimiento de los fuertes recortes que la investigación ha sufrido en los últimos tres años.

¿Qué respuesta ha tenido la iniciativa a día de hoy?

Aunque se trata de una iniciativa que está empezando, nuestro portal ya ha recibido más de 4.500 visitas, unos 2.000 visitantes únicos. Nuestros usuarios han subido más de 700 artículos y tenemos valoradas más de 200 empresas.

Nos han dedicado artículos en el blog de Triodos y en la web del Observatorio de Sostenibilidad Ambiental de la Provincia de Alicante. También estamos presentes en varias redes sociales donde difundimos las noticias que se añaden a PSB y los cambios en el índice PSB.

¿Qué filosofía subyace a la propuesta de un cambio en los hábitos de consumo?

La mayoría de ciudadanos queremos una sociedad más solidaria, más respetuosa con el medio ambiente y que mejore la calidad de vida de los trabajadores. Se trata de darnos cuenta de que como consumidores podemos promover esos cambios que todos queremos. Actualmente muchos ciudadanos son conscientes de que consumiendo responsablemente te permite hacer algo ya, mañana, para ejercer una influencia en los cambios sociales que no puedes tener a través de ningún otro medio.

¿Es posible mejorar la sociedad modificando el consumo individual?

Sí, es la mejor herramienta para un mundo en el que los poderes públicos, las grandes corporaciones y el sistema financiero tienen muchos intereses comunes, los cuales lamentablemente no suelen repercutir en un mayor desarrollo social. Un conjunto de consumidores críticos y exigentes pueden provocar grandes cambios en un sistema económico tan competitivo en el que las empresas son altamente penalizadas si sus ventas bajan más de un 5%.

La suma de los cambios en los hábitos de consumo de unos pocos consumidores puede provocar grandes cambios en las políticas de las empresas. Hay ejemplos recientes de grandes empresas como Apple (aumentando los controles sobre los condiciones laborales de Foxconn en China) o Nike (cambiando prácticas contaminantes a propuesta de Greenpeace) que han reaccionado ante la posibilidad de perder ventas.
En PSB se recogen noticias en este sentido.

¿Qué relación tiene este proyecto con el comercio justo?

Compartimos los objetivos y la filosofía que subyace al concepto de comercio justo. Creemos que debe imperar el respeto y la ética en todas las fases de la actividad económica. Pero nuestra iniciativa va más allá, pues queremos promover cambios en la economía del día a día, en los productos que encuentras todos los días en el supermercado que, desafortunadamente, no son los de comercio justo.

¿Qué vínculo tiene esta iniciativa con el concepto de responsabilidad social corporativa? (RSC)

La relación con el concepto de responsabilidad social corporativa es muy estrecha, pero con algunos matices. Los promotores de la RSC tratan de introducir los cambios en las políticas empresariales desde dentro de las empresas, poniendo el énfasis en la ética. Nosotros ponemos el énfasis en “democratizar” la actividad económica, es decir, en que las actividades de las empresas sean conocidas por el público, que sean evaluadas y sometidas al juicio de la opinión pública.

Aunque tomamos prestados muchos conceptos de la RSC queremos que sean los usuarios los que decidan la “bondad” de las políticas de las empresas según su propio criterio. Al mismo tiempo creemos que podemos ayudar a difundir la RSC entre el público general.
Para ello, un índice de responsabilidad social de las empresas como el que ofrece PSB puede jugar un papel importante en la medida en que son los propios consumidores los que crean el índice.

¿Cuáles son las tendencias de consumo que se están extendiendo actualmente?

Muchos consumidores están empezando a mostrar preferencia por productos más sostenibles y éticos. Un ejemplo es la demanda de productos de Comercio Justo en las grandes superficies.

Otro sería la popularización de los coches híbridos que, en EEUU y en Japón, empiezan a estar entre los más vendidos. Muy importante también es la aparición de la banca ética. Instituciones financieras como Triodos Bank están teniendo un crecimiento considerable en España.

¿Cómo podrían ayudar los cambios en los hábitos de consumo a la superación de la crisis económica?

Un nuevo tipo de demanda de consumo implica, de ser satisfecha, un cambio en lo que se ofrece al consumidor, un cambio en la forma de producir y comerciar, y también quizás en lo que se produce y comercia. Dicho cambio supone una oportunidad para emprender y promover en nuevos sectores, y de ese modo generar un nuevo tejido empresarial y productivo cuyo fundamento reside, y esto es lo importante, en un comportamiento comercial ético y responsable.

Porque no estamos ante una simple crisis económica, sino también ética, de valores. El comportamiento alejado de dichos valores es en gran parte responsable de las propias dificultades económicas que actualmente tenemos. Basta con ver, por ejemplo, el impacto que sobre las arcas públicas tiene el hecho de que las grandes empresas y corporaciones depositen su dinero en paraísos fiscales.

Un hábito de consumo que implique seleccionar productos de los que sepamos que sus productores pagan sus impuestos contribuirá sin duda a una mejor situación financiera de las administraciones, y por tanto de los servicios que recibimos de ellas. Eso, en nuestra opinión, también es superar la crisis.

¿Cómo podría el cambio de consumo individual transformar la economía a nivel nacional o global?

Un consumidor responsable e informado es seguramente un consumidor exigente, que toma sus decisiones no solamente basándose en parámetros como el precio y la calidad del producto, sino también considerando otros factores como el impacto en el medio ambiente de su producción, el tipo de relaciones laborales en la compañía que lo produce, la implicación de la empresa en el desarrollo de su entorno social o la política fiscal de ésta.

Con una masa crítica suficiente de consumidores responsables, la relación típicamente unidireccional entre empresa y consumidor pasará a tener un perfil más bidireccional.

Uno en el que el consumidor influirá en el comportamiento de las empresas en aspectos que van más allá de la presentación final del producto a consumir.

Los cambios en los hábitos de consumo pueden transformar la economía local, nacional y global. Un consumidor responsable apoya al pequeño comercio que suele estar basado en productos locales con lo que se podrían observar cambios directos en nuestro entorno.

Pero al mismo tiempo podemos influir en la conducta de las corporaciones multinacionales. No es lo mismo comprar Puma, una compañía que está evolucionando hacia la responsabilidad, que Adidas. Las grandes empresas son sensibles a estos cambios y casi sin darnos cuenta, desde nuestras poblaciones locales, podemos estar mejorando la calidad de vida de trabajadores en países menos desarrollados.

Además de las páginas mencionadas, otras webs de información que el ciudadano puede consultar para practicar un consumo más responsable, justo y sostenible son las siguientes:

consumoresponsable.org : Espacio para el consumo responsable de la Fundación Ecología y Desarrollo (ECODES). Desde esta página se puede acceder a un canal de venta de productos por Internet con más de 4.000 referencias repartidas en 11 grandes categorías. Todos estos productos tienen un nexo común: el consumo sostenible; y un principio operativo: la acción como eje fundamental del cambio

www.bancalimpia.com : Bajo el lema “somos clientes, no cómplices”, esta web informa a los usuarios de bancos sobre lo que hace cada entidad con su dinero. Las inversiones armamentísticas son las más generalizadas.

www.setem.org : Web de la Federación SETEM, constituida por 10 ONG de solidaridad internacional, que fomenta el comercio justo desde tres frentes: incidencia política, sensibilización de la ciudadanía y comercialización.

adicae.net : Es la web de la Asociación de Usuarios de Bancos y Seguros. Apoya a las víctimas de los abusos bancarios, defiende los derechos de los consumidores y gestiona el site cambialabanca.es, desde el que se promueve la “fuerza de los consumidores para impulsar cambios en el sistema financiero”.

www.ropalimpia.org : La Campaña Ropa Limpia (CRL) es una red internacional de ONG, sindicatos y organizaciones de personas consumidoras en 14 países europeos. Con ella se pretende mejorar las condiciones laborales en la industria textil y de material deportivo y minimizar el impacto de la producción textil sobre el medio ambiente, entre otros objetivos.

www.economiasolidaria.org : “La economía ha terminado siendo el fin en vez de ser el medio para conseguir una calidad de vida de toda la sociedad”, reza esta web que pretende ser un punto de encuentro, reflexión, participación, adhesión, y comunicación entre todos los sectores sociales, económicos, políticos y particulares.

Yaiza Martínez
Yaiza Martínez es escritora, periodista, y redactora-jefe de Tendencias21. Saber más del autor

Comunicar valores no es una moda, es la única opción inteligente en la era de la consciencia social.

Cultivando valores de futuro” La publicidad y la comunicación corporativa tiene una enorme influencia para imponer modas, actitudes y estilos de vida. La publicidad refleja un diagnóstico de la vida social; porque a través de los anuncios podemos descubrir las aspiraciones y los valores de una cultura.”

La comunicación con valores es la que los anunciantes eligen la difusión de valores en sus mensajes publicitarios como estrategia de diferenciación. Su objetivo es por supuesto elevar ventas, pero la diferencia es que eligen hacerlo alineándose con causas sociales. Se entiende que las empresa son agentes de cambio social, y que cada ciudadano, cada persona tiene ese “empoderación” ese poder, esa capacidad. Reflejarla y destacarla lo hace alinearse con esa causa. Construyendo valores positivos para el ser humano. En este articulo reviso las etapas de la publicidad y como hoy en la etapa del cambio social, lo inteligente para las empresas es transmitir valores humanos… desde dentro. Me he basado mucho en un texto del ministerio de educación, en su informe educación y publicidad Desarrollo, transferencia y difusión social de la investigación en TIC para la Educación[i] que podes ver completo en el enlace.

 

Etapas de la publicidad y los mensajes de comunicación hacia el comprador y la sociedad.

Primera etapa: Tras la crisis del petróleo, florece una amplia competencia en todos los campos que obliga a una profunda diferenciación funcional de los productos. Se busca la cualidad específica sobre las otras marcas: se crean -o se aparentan crear- nuevos usos, nuevas prestaciones, nuevas fórmulas. Fueron los años del anuncio demostrativo y del anuncio implícitamente comparativo: “Compare nuestro detergente X con su detergente habitual…”. La apelación consistía, por tanto, en la enumeración de cualidades. “Le ofrecemos más por menos precio; consume menos gasolina a los 100 Km., y desarrolla una potencia de 250 caballos…”.

Pero, con el tiempo, esta tendencia llegó al nivel de saturación. Los publicitarios se dieron cuenta de que la tecnología había igualado tanto los productos que era muy difícil distinguirse de la competencia por algún aspecto estrictamente funcional. Por otra parte, descubrieron también que el público no era capaz de retener tanta información como quería transmitírsele en cada spot.

Segunda etapa: Las marcas recurren a la creación de valores como estrategia de diferenciación y posicionamiento. En esta etapa se venden contenidos emocionales exclusivamente (sueños, valores, deseos…). Los productos son casi iguales, con la tecnología se hacen muy similares y vender diferenciación se hace difícil. Por ello se recurre a factores emocionales  asociados al consumo del producto. Como por ejemplo, Camel durante varias décadas ha vendido aventura. No un cigarrillo más o menos suave, sino un valor muy concreto: “El sabor de la aventura”; es decir, evasión. En una sociedad tan tecnificada, tan llena de polución y de estrés, la propuesta de aventuras, de reencuentro personal con la libertad y con la naturaleza resultó una oferta estimulante durante los años ochenta. La evasión -toda la publicidad explota mucho este valor- era lo que realmente nos vendían sus anuncios. Así, hasta que -a principios de los noventa- decidió cambiar su posicionamiento y dirigirse a un público más joven, menos soñador de aventuras exóticas. Sus campañas, centradas ahora en la mascota de Joe Camel (convertida en muñeco de trapo) y con mensajes divertidamente paternalistas (“No tires un Camel encendido por la ventana”, etc.), mostraron una actitud más escéptica, más desenfadada e irónica, en un contexto deliberadamente urbano y juvenil. Habían cambiado los valores de su campaña, aunque el producto seguía siendo el mismo.

Pero en esta etapa suceden tres factores que dificultan cada día más vender diferenciación debido a un conjunto de factores:

  1. Incremento cuantitativo y cualitativo de la oferta. Hay muchos productos y casi todos cumplen bien su función para la que son creados.
  2. Apertura de las empresas a la comunicación. Todas las empresas de cierta relevancia han comprendido que deben dedicar fuertes sumas de dinero a la comunicación de sí mismas y de sus productos. La competitividad es enorme.
  3. Contaminación mediática. La sociedad postindustrial es una sociedad hipermediatizada, La proliferación de canales (locales y universales; generalistas y temáticos; impresos, electrónicos, online, etc.) junto a la multiplicación de los emisores (las empresas, las corporaciones, las ONGs, las instituciones…) ha conllevado un progresivo y desenfrenado aumento de los mensajes publicitarios o comunicativos. Nuestro entorno vital se ha convertido en una jungla de anuncios en la que resulta muy difícil hacerse oír
  4. Pérdida del sentido de los productos. La dificultad que encuentran los productos para significar algo para alguien. En la sociedad tradicional, cada producto ocupaba un lugar definido en la vida de las personas. Ese lugar, atribuido por la tradición, estaba cargado de significados sociales, rituales o simbólicos. Ahora sólo permanecen algunos: la pipa para el hombre, el reloj de pulsera como regalo de primera comunión… La mayoría han sido barridos en nuestra sociedad contemporánea, pues las infinitas variantes de los productos han terminado por hacerlos muy parecidos
  5. Atribución de un nuevo simbolismo a los productos. Despojados de su significado interno, los productos aparecen débiles en su apelación al consumidor. Además, en esta sociedad de la información que sólo valora lo que significa algo, los productos se ven obligados a adquirir una nueva significación que sustituya a la anterior y les dé verdadero sentido. El recurso a la filosofía de la empresa, a los valores de la marca, termina por configurar una comunicación persuasiva llena de valores y elementos simbólicos que son atribuidos a los productos por medio de la publicidad.

Tercera etapa: La publicidad basada en valores. En la era del cambio social, del pesimismo, del miedo líquido, las marcas han de alinearse con el optimismo, la esperanza, el cambio social positivo. La marca debe reflejar una empresa consciente de su responsabilidad social. Pero para ello ha de ser creíble. No basta con crear publicidad en línea con una causa social, sino que la merca ha de practicarla muy seriamente.  Ser conocida por ello. Es decir la comunicación ha de ir desde dentro hacia afuera. Para poder estar en línea con ese público al que pretende dirigirse. Si es posible conjugar publicidad  basada en valores humanos. Hay marcas que ya lo hacen. La marca se convierten en portadores de un mensaje de dignidad, causa social, es en cierta medida un despertador de conciencia social.

¿Qué valores nos “vende” la publicidad actual?

  1. Resuelven problemas psicológicos : Muchos de los institutos sociológicos que se dedican a este campo adoptan como premisa de partida que cada grupo de nuestra sociedad tiene unas necesidades emocionales profundamente arraigadas, y que su trabajo para los directores de marketing de las empresas consiste en aislar e identificar los problemas psicológicos que afecten a cada sector de la población; así podrán los creativos publicitarios transformar los productos ordinarios y cotidianos en algo mágico que actúe como medicina para esas frustraciones de la audiencia. Esta es la estrategia publicitaria que podemos encontrar en las campañas de algunas marcas bien consolidadas. Así, Marlboro se dirige a los jóvenes super impresionables en busca de su identidad destacando en sus anuncios la autoconfianza y firmeza del cow-boy. De igual modo, las empresas de automóviles japoneses (Lexus, Toyota) logran acercar e integrar en el sistema consumista norteamericano a los jóvenes individualistas rebeldes: en sus campañas hablan de valores muy centrados en el sentido práctico y en la simplicidad. Y lo mismo cabría decir de Apple Computers, que se ha ganado a la generación de la contracultura, la del 68 (escépticos y hostiles al consumo, con valores centrados en motivaciones internas: inteligencia, integridad, introspección, creatividad, individualismo) presentando a sus máquinas como amistosas ampliadoras de la mente.
  2. La desorientación cultural en torno a los valores y las creencias hace que el hombre y mujer contemporáneo parece sumergido en una crisis de identidad que afecta al sentido ético y a las creencias. No es descabellado decir que la publicidad ha asumido el papel de ofrecer valores firmes, seguros, incuestionables y pacíficamente aceptados por la mayoría. Muchos sociólogos afirman que la publicidad ha venido a ocupar para muchos el lugar que antes asignaban a la religión, a la escuela o a la familia.
  3. La mediatización incontrolada de nuestra experiencia por los mass media es una de las principales causas de preocupación en nuestros días. Muy especialmente, preocupa a los científicos la televisión, en tanto que ocupa un lugar hegemónico en la creación del universo visual que nos rodea y del que diariamente obtenemos gran parte de los datos que determinan nuestra imaginación, nuestra concepción general del mundo y de nosotros mismos. La imagen que nos forjamos de la felicidad viene fabricada industrialmente por las imágenes televisivas, según la regla que dicta ese medio: sólo debe aparecer allí como real lo que se deja convertir en espectáculo. Con esto, la distancia entre lo real, lo imaginario y lo publicitario, se borra y difumina.

La capacidad de los anuncios para transmitir valores culturales ha sido interpretada de formas totalmente opuestas. Para algunos, la publicidad no crea ni impone determinados valores, sino que refleja fielmente las aspiraciones de la sociedad en la que se integra. Precisamente porque debe “agradar” a los consumidores, es de todo punto inconsistente -argumentan- que los anuncios traten de cambiar las creencias y los ideales de la gente. La publicidad sería, para estos autores, un mero “espejo” de los valores que ya están presentes en la vida social; y, en el mejor de los casos, no haría sino reforzar los valores que cree descubrir en los comportamientos de los individuos.

Frente a esta postura, muchos otros autores afirman exactamente lo contrario: la publicidad tiene una enorme influencia para imponer modas, actitudes y estilos de vida. La tiene más que ningún otro tipo de discurso mediático precisamente por su impronta persuasiva y su papel hegemónico en la comunicación de masas.

No obstante,  unos y otros parecen coincidir en estos tres aspectos:

a) La publicidad refleja un diagnóstico de la vida social; porque a través de los anuncios podemos descubrir las aspiraciones y los valores de una cultura.

b) A la vez, la publicidad se convierte en un fabuloso catalizador de nuestra cultura, porque potencia y mitifica determinados deseos y valores.

c) Sin embargo, esto no sucede de modo inmediato ni automático; depende de los productos que se anuncian y de las sociedades donde se publicitan.

La comunicación basada en valores en la que los anunciantes eligen la difusión de valores en sus mensajes publicitarios como estrategia de diferenciación. Su objetivo es elevar las ventas, por supuesto. Pero esto puede hacerse favoreciendo los valores humanos, en lugar de destruirlos, modificarlos, o neutralizarlos. Es publicidad responsable socialmente.

Responsabliidad social corporativaHacer “Responsabilidad Social Corporativa” para una compañía significa

  1. Responsabilizarse con la comunidad
  2. Colaborar en construir una sociedad más humana
  3. Reflejar necesidades que enaltecen al ser humano
  4. Dar mensajes publicitarios donde el placer pasajero hedonista y fugaz es cada vez una tendencia menor.
  5. La publicidad es un espejo de la sociedad que forma o deforma la realidad

Por tanto, para estar en línea con los cambios sociales en la era del cambio social, lo inteligente es formar parte de ese cambio de forma positiva, estando en línea con las causas sociales, en lugar de estar en frente de ellos. Alinearse con la dignidad humana, el optimismo, la esperanza de un mundo mejor, más humano, más digno, más sostenible.


[i] [i] El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, a través del Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado, pone a disposición de la comunidad educativa estudios relacionados con él ámbito de la educación y las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Encuesta de Deloitte: innovación para estimular el crecimiento, retener el talento e impactar positivamente en la sociedad.

De acuerdo a la encuesta realizada a la generación del milenio (Millenial Study) por Deloitte Touche Tohmatsu Limited (DTTL), el 78 % de los futuros líderes empresariales de todo el mundo considera que la innovación resulta esencial para el crecimiento de los negocios. Sin embargo, a medida que la crisis económica ingresa en su sexto año, tan solo el 26% de los integrantes de la generación del milenio considera que los líderes empresariales están haciendo lo suficiente como para alentar prácticas que fomenten la innovación.

“La innovación en el ámbito institucional se necesita para cambiar la mentalidad de una organización y permitir que las nuevas ideas emerjan y prosperen realmente”, afirmó Barry Salzberg, Director Ejecutivo Global de Deloitte. “A la vez que nuestros actuales líderes empresariales pueden debatir acerca de cómo y dónde innovar, resulta clara la gran importancia que nuestros futuros líderes otorgan a la innovación —no solamente como propulsora del crecimiento de los negocios sino también como un catalizador para resolver los problemas más acuciantes de la sociedad”.

DTTL encuestó a cerca de 5.000 integrantes de la generación del milenio provenientes de 18 países. Al evaluar la percepción de los futuros líderes acerca de la innovación y su impacto en la sociedad, el 84 % afirmó que las innovaciones empresariales tienen un impacto positivo en la sociedad y el 65 % considera que las actividades de sus propias compañías benefician a la sociedad de algún modo.

La innovación en el ámbito institucional se necesita para cambiar la mentalidad de una organización y permitir que las nuevas ideas emerjan y prosperen realmente.

La comunidad empresarial es vista como desempeñando un papel de liderazgo en el desarrollo de innovaciones que beneficiarán a la sociedad. Casi la mitad de los encuestados (45 %) considera que las empresas impulsan las innovaciones que impactan más positivamente en la sociedad, en comparación con los gobiernos (18 %) y los organismos académicos (17 %).

Al mismo tiempo que los integrantes de la generación del milenio valoran la innovación en un empleador, solamente el 26 % de los encuestados cree que los líderes de sus organizaciones actuales alientan prácticas que fomentan la innovación

El talento como catalizador para la innovación.

La innovación es también un componente importante en el reclutamiento y la retención de talentos. Dos tercios de los integrantes de la generación del milenio encuestados afirmaron que la innovación es un factor clave para lograr que una organización sea un empleador predilecto. Esto es algo particularmente relevante para muchas compañías que convocan al siempre creciente número de integrantes de la generación del milenio, quienes según los pronósticos, en 2025[1] constituirán el 75% de la fuerza laboral mundial.

No obstante, al ser preguntados acerca de los requisitos para la innovación, se detectaron discrepancias entre los integrantes de la generación del milenio:

• 39 % de los encuestados considera que el aliento y las recompensas por la generación de ideas y la creatividad constituyen requisitos para que se produzca la innovación, mientras que solamente el 20 % considera que su organización actual opera de este modo.

• 34 % opina que el ofrecer tiempo libre a los empleados para que lo dediquen al aprendizaje y la creatividad resulta clave para lograr un ambiente innovador, mientras que el 17 % caracteriza de ese modo a su lugar de trabajo actual.

• 32 % considera que la apertura y la libertad para desafiar son fundamentales para la innovación, en comparación con el 17 % que afirma que esto se aprecia en sus organizaciones.

• 42 % cree en la importancia de alentar el pensamiento innovador en todos los niveles de la organización, mientras que el 26 % describe de ese modo a su lugar de empleo.

“En las empresas se está produciendo un recambio generacional a medida que los baby boomers, muchos de los cuales han sido formados a la ‘antigua usanza’ de hacer negocios, comienzan a dejar de ocupar sus puestos de liderazgo para pasar a retiro”, afirmó Salzberg. “Existe una real oportunidad para que las organizaciones den un paso al frente y generen las condiciones y el compromiso necesario para alentar y promover la innovación en sus ambientes de trabajo. Y existe una tremenda ventaja si entendemos esto correctamente: se puede retener al talento, ser más competitivos con miras al futuro e impactar a la sociedad de un modo más positivo”.

Las perspectivas sobre la innovación varían de acuerdo al lugar geográfico y al sector:

• Los encuestados que trabajan en los países del grupo BRIC consideran que tanto ellos como sus compañías son innovadoras, mientras que los encuestados de Japón colocan a sus compañías en el último lugar en casi todos los aspectos relacionados a la innovación. Por ejemplo, el 70 % de los encuestados dentro de los países del grupo BRIC califica a sus empleadores como innovadores, mientras que en Japón el porcentaje de los encuestados que opinaron así desciende al 25 %.

• Seis de cada diez (62 %) se describieron a sí mismos como innovadores, en un porcentaje que fue desde el 81 % en India, 79 % en Tailandia, 78 % en Sudáfrica y 77 % en Brasil, hasta un 24 % en Japón.

• 65 % de los encuestados considera que las actividades de su compañía benefician a la sociedad, liderados por Brasil (83 %), India (74 %) y Alemania (73 %). Solamente el 46 % respondió afirmativamente en Corea del Sur.

• Los sectores considerados como responsables de la mayoría de las innovaciones son: tecnología, medios y telecomunicaciones (TMT) (52 %); artículos de consumo / servicios al consumidor (47 %) y fabricación (37 %).

• Los sectores considerados con mayor necesidad de innovaciones son: educación (27 %); energía eléctrica (18 %) y gobierno nacional (17 %).

Por más información y para ver los resultados de la encuesta, ingrese a http://www.deloitte.com/millennialsurvey

Existe una real oportunidad para que las organizaciones den un paso al frente y generen las condiciones y el compromiso necesario para alentar y promover la innovación en sus ambientes de trabajo.

Acerca del Estudio de Deloitte sobre la Generación del Milenio (Millenial Study):

Las conclusiones de la investigación están basadas en un estudio realizado por Millward Brown. Entre el 19 de noviembre y el 19 de diciembre de 2012 se realizó un total de 4.982 entrevistas online. En cada uno de los 16 mercados – EE.UU., Canadá, Sudáfrica, Brasil, Países Bajos, Reino Unido, Francia, Alemania, España, Rusia, Corea del Sur, India, Australia, Japón, China, Sudeste Asiático (Singapur, Tailandia y Malasia) – se realizaron aproximadamente 300 entrevistas. Las preguntas de filtrado en la etapa de reclutamiento aseguraron que todos quienes respondieron fueran integrantes de la generación del milenio – nacidos a partir de enero de 1982, con estudios terciarios y con empleos de tiempo completo. Las entrevistas tuvieron una duración aproximada de 15 minutos.

Acerca de Deloitte

Deloitte ofrece servicios de auditoría, impositivos, consultoría y asesoramiento financiero a clientes del ámbito público y privado, abarcando a múltiples sectores. Con una red de firmas miembro conectadas globalmente en más de 150 países, Deloitte ofrece capacidades de clase mundial y servicio de excelente calidad a sus clientes, suministrando el conocimiento en profundidad que necesitan para abordar sus desafíos empresariales más complejos. Deloitte cuenta con 200.000 profesionales en la región, comprometidos en su totalidad con el objetivo de transformarse en el estándar de la excelencia.

[1] http://www.forbes.com/sites/85broads/2012/01/23/gen-y-workforce-and-workplace-are-out-of-sync/

FUENTE Deloitte Touche Tohmatsu Limited

Once bancos líderes en banca ética y sostenible del mundo lanzan la Alianza Global por una Banca con Valores e Bank, que no pudo asistir al lanzamiento.

Alianza Glibal de banca etica

Once de los principales bancos éticos y sostenibles del mundo han creado una alianza para construir una alternativa positiva a un sistema financiero global en crisis. Los once bancos, que suman activos por encima de los 10 billones de dólares y dan servicio a más de siete millones de clientes en 20 países de todo el mundo, han llegado a un acuerdo durante una reunión especial celebrada en Holanda entre el 2 y el 4 de marzo.

La Alianza Global por una Banca con Valores (Global Alliance for Banking on Values) fue presentada públicamente el pasado 3 de marzo durante un evento en la sede central de Triodos Bank en Zeist, Holanda, que contó con la participación de la princesa Máxima de los Países Bajos, anterior miembro del Grupo Asesor de las Naciones Unidas sobre Sectores Financeros Incluyentes, y Achim Steiner, Director Ejecutivo del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

La Alianza Global por una Banca con Valores ha sido fundada por el banco bengalí BRAC Bank – parte del Grupo BRAC, la mayor institución de microcréditos del mundo-, el banco cooperativo estadounidense ShoreBank y Triodos Bank, el referente europeo en banca ética y sostenible. El resto de miembros son entidades de microcréditos y bancos y cooperativas de crédito dedicadas a la financiación responsable. A ellos se sumará en breve el banco de microcréditos keniata K-Rep Bank, que no pudo asistir al lanzamiento.

En su discurso de apertura, Peter Blom, CEO de Triodos Bank, señaló: “Los bancos que firman esta alianza continúan creciendo, obteniendo beneficios y haciendo frente a la crisis financiera. Estas entidades pusieron en marcha un modelo de negocio bancario que combina la rentabilidad financiera con la rentabilidad social y medioambiental cuando no estaba de moda hacerlo. No hay una única respuesta a la crisis financiera internacional, sino muchas. Los responsables de las once entidades aquí reunidas tenemos mucho que aportar al sistema financiero a nivel internacional. Juntos somos una extraordinaria fuerza para el cambio”, subrayó Blom.

Los nuevos socios planean desarrollar nuevas líneas de trabajo, construir organizaciones que encajen mejor con la idea de un desarrollo sostenible a largo plazo y nuevas formas de propiedad y cooperación económica. Los socios consideran que esta nueva alianza nace en un momento especialmente propicio, dada la crisis financiera y su profunda y duradera influencia en todo el mundo.

De acuerdo con Fazle Hasan Abed, presidente de BRAC, “cada vez es mayor la dependencia económica entre unos países y otros, sin importar el lugar en el mundo en el que vivimos. Para abordar los problemas a los que nos enfrentamos, vamos a necesitar una acción a nivel global. Creemos que estos once bancos tienen el potencial necesario para introducir mejoras innovadoras en el mundo financiero y empezar a dar soluciones a largo plazo para comunidades y sectores desantendidos por la banca tradicional”.

“Vamos a promover las finanzas responsables, poniendo nuestra experiencia al servicio de bancos ya existentes y ayudando al desarrollo de otros nuevos”, subrayó Mary Houghton, presidenta de la ShoreBank Corporation. “Vamos a abanderar el debate sobre los modelos de banca que creemos que pueden inspirar profundos cambios en la industria financiera dominante. No sólo queremos hablar de cambio, trabajaremos juntos para conseguirlo. Establecer esta Alianza resulta de gran importancia ante la necesidad de una economía más sostenible”.

Bancos de la alianza:

Los requisitos que debe cumplir cada entidad para participar en la Alianza Global por una Banca con Valores son:

  • ser un banco independiente y con ficha bancaria, dirigido a clientes de retail.
  • gestionar un balance total mínimo de 100 millones de dólares.
  • y lo más significante: estar dirigido a poner en práctica la financiación responsable y tener en cuenta una aproximación al negocio bancario que compatibilice la rentabilidad económica con la rentabilidad social y medioambiental.

Para más información, póngase en contacto con:.
Sonia Felipe Larios.
Responsable de Comunicación.
Tel. 91 788 60 17 // 669 794 531.
E-mail: sonia.felipe@triodos.es.