las 10 tendencias para 2017 y los próximos años

ulso-a-la-roboticaEl “Informe de las 10 últimas tendencias de consumo para 2017”, se basan en las actividades de investigación mundial de Ericsson ConsumerLab por más de 20 años, así como en los datos de una encuesta en línea de usuarios avanzados de internet en las 14 principales ciudades de todo el mundo, realizada en octubre de 2016. Aunque el estudio solo representa 27 millones de ciudadanos, su perfil de usuarios pioneros los hace importantes para entender cuando se explora sobre tendencias futuras.
  1. IA en todas partes:El 45 por ciento de los usuarios avanzados de Internet quiere un asesor de IA en el trabajo (comparado con el 35 por ciento a nivel mundial), y a uno de cada cuatro le gustaría tener un IA como su administrador. Al mismo tiempo, casi seis de cada diez encuestados están preocupados de que los robots IA muy pronto hagan que muchas personas pierdan sus trabajos.
  2. Acelerando el ritmo para el Internet de las Cosas: Los consumidores están utilizando cada vez más aplicaciones automatizadas, lo que promueve la implementación del IoT. La mitad considera que los smartphones aprenderán sus hábitos y realizarán sus actividades de manera automática.
  3. Los peatones incentivan los vehículos autónomos: Los conductores de vehículos podrían no existir en el futuro. Uno de cada cuatro peatones a nivel mundial, se sentiría más seguro al cruzar una calle si todos los vehículos fuesen autónomos, y el 65 por ciento de ellos preferiría tener un vehículo autónomo.
  4. Realidad combinada:Más del 70 por ciento de los usuarios de realidad virtual considera que la RV será indistinguible de la realidad en solo tres años. Casi el 60 por ciento de los encuestados ya están interesados en guantes o zapatos que les permitan interactuar con objetos virtuales.
  5. Cuerpos fuera de sincronización:A medida que los vehículos autónomos se tornan una realidad, los problemas de mareos aumentarán, lo que hace prever a un tercio de los encuestados, la necesidad de pastillas contra los mareos. El 40 por ciento también quiere pastillas para combatir las náuseas – generada por la tecnología de realidad virtual y aumentada.
  6. La paradoja de seguridad de los dispositivos inteligentes:Más de la mitad, a nivel mundial, ya usa alarmas de emergencia, localización o notificaciones en sus smartphones. De aquellos que afirman que sus smartphones los hacen sentir más seguros, tres de cinco afirman que toman más riesgos porque confían en sus teléfonos.
  7. Silos sociales:Hoy, las personas convierten sus redes sociales en silos por voluntad propia. Casi el 40 por ciento afirma que las redes sociales son su principal fuente de noticias. Y casi un tercio valora más las opiniones de sus contactos que los puntos de vista de los políticos.
  8. Realidad personal aumentada:A los dos tercios de los entrevistados les gustaría usar lentes de realidad aumentada para iluminar ambientes oscuros y peligros inminentes (comparados con más de la mitad de las personas a nivel mundial), al 40 por ciento también le gustaría “borrar” elementos desagradables que se encuentren cerca de ellos.
  9. La privacidad dividida:Más del 50 por ciento de los usuarios avanzados de internet solo quieren usar servicios encriptados pero las personas están divididas. A la mitad solo le gustaría tener una apropiada y razonable privacidad en todos los servicios, y más de cuatro de un total de diez consideran que la privacidad ya no existe.
  10. Alta tecnología para todos:A casi dos de tres usuarios avanzados de internet les gustaría obtener todos sus productos de las cinco mejores empresas de TI. De estos, más de cuatro de un total de cinco, considera que esto sucederá dentro de cinco años.

Ya que la tecnología va a avanzar tan rápido, me pregunto si la persona se adaptara así de rápido a este nievo mundo. si hace 500 años nos fuimos al otro lado del mar ,ahora hemos transformado nuestro entorno hasta hacerlo parecer un nuevo mundo. Y si este se estropea, pues buscamos otro no emigramos.

En mi opinión, la rapidez de adaptación de la persona a nivel psicológico, social y afectivo no es el mismo ritmo que el ritmo de su lado racional. De igual modo que los niños superdotados o como se dice ahora mismo con alto rendimiento sufren mucho por tener capacidades elevadas que les asoman a los problemas y cuestiones mas difíciles de dar respuesta por la condición humana. Sufren un desfase emocional, pues no suele madurar a la rapidez que si lo hacen su cerebro racional o sus otras capacidades. Son incapaces de controlar sus emociones que no han madurado a la velocidad que si lo hace su desbordante actividad intelectual.

Me refiero a este suceso que tiene lugar a nivel individual, para referirme al desafase emocional que nos va a suponer cambiar el mundo de forma tan radical. Máxime cuando habrá una pequeña porción del mundo con acceso a este mundo de primera clase, y la inmensa mayoría que seguirá en la era analógica.Y de los que estén el la era 4.0 es de suponer que tendían un gran jet lag socio emocional por tan gran giro copernicano.

LLamo la atención a esto para indicar la necesidad de adecuar la transición humana que faciliten los mecanismos de adaptación socioemocional del individuo. Que le eduque para vivir el un mundo hiperconectado, mas de lo que esta ahora sin adicción a las tecnologías, evitando los delios ciberneticos, o los cambios sociales que restaran nuestra humanidad.

 

Beneficios de aprender con el aula invertida

Básicamente, las clases invertidas  requieren que los formadores educadores o profesores transformen el modelo clásico, dando conferencias presenciales, y en su lugar se envían  conferencias a casa en streamming y proporcionando más tiempo para la interacción del grupo, para el cara a cara en el aula presencial.

 

la mayor ventaja del aula invertida  es que los participantes pueden trabajar a su propio ritmo y ser evaluados individualmente cuando están listos para ello. Pueden progresar a su propio ritmo. Esto es genial para los estudiantes mas motivados y mas capaces que quieren aprender más ya un ritmo más rápido.

clase-ivnertida-vs-clase-tradicionalTambién es bueno para los estudiantes que necesitan más tiempo y necesitan trabajar a un ritmo más lento.

Los módulos de aprendizaje individualizados e independientes no funcionan muy bien, en general. Debido a que este tipo de estudiantes con mas baja motivación o que le cuesta mas adquirir los aprendizajes necesitan un compromiso personal y un estímulo para hacer su trabajo.     

En resumen los beneficios de aprender en la clase invertida:

  1. Mejor interacción estudiante- profesor
  2. Mejor retención de conocimiento
  3. Mejores resultados de las pruebas
  4. Los estudiantes ausentes pueden alcanzar más fácilmente
  5. Contenido instructivo siempre disponible
  6. Mejora del compromiso estudiantil
  7. Más instrucción personalizada para cada estudiante
  8. Los estudiantes avanzados pueden avanzar más fácilmente
  9. Los estudiantes que necesitan mas apoyo  pueden recibir la ayuda que necesitan

El profesor del siglo 21 tiene que enseñar lo que no sabe

225px-Peter_Senge.jpgPeter Senge, experto en educación, cree que para innovar en educación hay que crear un modelo pedagógico en el que docente y alumno aprendan a la vez.

La innovación en la escuela y en los modelos educativos no pasa por meter dentro del aula las TIC, o con hacer enseñanza a distancia.

La sociedad de hoy día requiere profesionales disruptivos, creativos, que piensen, que se autoformen a la velocidad que los tiempos requieren. Y por supuesto esto significa que los profesores ni los contenidos son lo suficientemente avanzados y requieren de alumnos que contribuyan a desarrollarlos. Ademas, ¿cómo aprender a pensar en “modo creativo” si te lo dan todo hecho? Por tanto, si queremos formar alumnos y profesionales creativos y disruptivos, emprendedores e innovadores este camino ha de iniciarse mediante el método de enseñanza. Aprender a pensar diferente a través del método de aprendizaje. Sólo así se convierte en un hábito y despertamos las competencias que se necesitan en el entorno 4.0 de hoy.

Este método ya esta creado y suficientemente probado y validado por Peter Senge.Considerado por The Economist como uno de los 50 pensadores más influyentes del mundo en el ámbito de la gestión empresarial, Senge se empezó a interesar por la educación tras el éxito en diferentes universidades de Estados Unidos de su best-seller La Quinta Disciplina. Publicado en 1990, el libro contiene las claves para hacer competitiva cualquier institución con una estrategia de aprendizaje diseñada por el propio Senge.

En lugar de aburridas clases se emplean otros métodos de aprendizaje, como la metodología Flipped Classrom, o clase invertida en la  que se aprende la teoría en casa y se realizan proyectos en clase, ya crece en España. en mi opinión los ingredientes que debe llevar un método a la altura de las necesidades de la industria 4.0 según estos autores podría resumirse así:

  1. La idea es aprendizaje colaborativo en equipo. Se plantea un problema un reto, y se dan las herramientas básicas, mediante las cuales los estudiantes tratan de resolverlo. Por el camino aprenden el manejo y los limites del tema
  2. Trabajo en talleres, workshops. Manejando el grupo, su interacción y su domínica mientras se resuelve el reto.
  3. pensamiento divergente. El estudiante ha de crear o bien llegar a una solución desconocida de antemano . No dada, habrá de explorar caminos, y rutas.
  4. Producción y co-creación alumno y profesor. A menudo los problemas que se pueden plantear puede requerir cocreacíon entre equipo de alumnos y profesorado.

El método del descubrimiento es un buen punto de referencia a si el lector desea relacionar esta formula con algo conocido. Si bien esta metodología va mucho mas allá. ¿te gustaria aprender con este método tu siguiente curso?

 

Educar la mente no es educar si no educamos el corazón. (Aristoteles)

nuevas-posibliadesYa lo dijo el sabio. Los avances están evolucionando a gran velocidad. El ser humano no. Transformar de esta manera tan radical el entorno, sin proceso de adaptación, hace peligrar el ser humano en su faceta humana. Si bien el ser racional puede ir al compás de los tiempos, su inteligencia emocional y social se está entumeciendo. Cada día la cultura de la inmediatez ,hace que sus deseos mas bajos sean satisfechos al instante.

Pero las relaciones humanas son procesos, que como el aprendizaje humano requiere un trabajo a largo plazo. Todos sabemos que si existiera la forma de meternos un libro en la cabeza, o un chip que pudiéramos cargar el software y aprender cosas, sería perfecto. Ojalá! Aprender cosas requiere tiempo esfuerzo y sacrificio. De igual forma las relaciones humanas de verdad, profundas, requieren tiempo, esfuerzo, sacrificio, aprender habilidades sociales, y aprender a manejarnos a nosotros mismos.

Me preocupa mucho que se sustituya sin más las relaciones humanas genuinas por relaciones superficiales  a través de intermediarios (las tecnologías) que mediatizan las relaciones, las hacen germinar al instante (tus amigos del twitter no son tus amigos realmente, tus citas por internet sucede es lo mismo). Y ahora el sexo virtual cambiarán para siempre las relaciones humanas.

Nos comportamos como niños con un juguete nuevo. Cada vez que sale una nueva tecnología que lo revoluciona todo, nos lanzamos a la inmersión mas total hasta que alguien se da cuenta de los peligros que comporta el nuevo “chisme”. Es como si apareciera un nuevo alimento y nos diéramos un atracón a lo loco. Y claro, te hace mal. No podemos comer a base de pan solo. ¿O si?  Es preciso educar emocionalmente al usuario hasta que comprende los usos y los límites del chisme en cuestión. aunque seamos realistas, siempre habrá personas con bajo auto control que se lanzarán a la inmersión mas absoluta. Y esto abre mas el mercado de cada “chisme”. La prueba mas clara son los esfuerzos que hace la policía para educar a los niños en las escuelas. ¿Sabías que hay policías que visitan las escuelas y les explican de primera mano, el uso y el abuso de las redes sociales a los chavales?. Pues si existen (la clase de mi hija ya participa en este programa de educación). Una vez que los usuarios mas jóvenes se han visto seducidos por los nuevos juguetes tecnológicos, y se han hecho con uno, se han introducido en la más total inmersión, sin ser educados ni conocer las reglas del juego. El desastre lo conocemos todos. Redes de “caza niños” pululan a sus anchas por internet. Saben que es fácil cazar.

Por eso es importante educar el corazón, la inteligencia emocional y social, antes de lanzarse sin control ninguno a una inmersión total en las tecnologías. nada es bueno o malo, sino el uso o el abuso que se hace de ello. Un bisturí bien usado es una herramienta para curar, pero mal usado…

Mi conclusión es que a todos los niveles tanto los adultos,  los jóvenes y en los niños, el fact0r humano, es la base de todo. Es preciso educarnos a todos en el factor emocional para tener individuos sanos que hacen un uso sano de las tecnologías. Ahora más que nunca con la potencia que están adquiriendo, es importante no poner a un niño ( un ser aún inmaduro emocionalmente ) una metralleta en las manos. Todos estamos de acuerdo en que es una barbaridad. ¿O no?

Ya puedes controlar tu ordenador con la mente

 

Es el fin de los teclados, y las erratas…..¿?. Ahora esto abre nuevas posibilidades. Imagina como uedes aplicar esto. Incluso los monos pueden controla un ordenador ahora!!.

Ahora los enfermos qeu no pueden moverse pueden controlarlo ya todo desde su mente. Incluso conducir un coche. Remueve tus barreras anteriores, expande tus limites

Controla drones con la mente

Ya es posible. Esto abre muchas nuevas posiblidades.Por ejemplo, la posiblidad de mover cosas con la mente a personas sin movilidad. O la de aplicarlo a los juegos virtuales. Imagina nuevas aplicaciones y,… ya tienes un nuevo negocio!

Valencia acogerá hasta el año 2016 la Conferencia Anual de Tecnologías Emergentes

Alberto Fabra, durante la firma del acuerdo con la la revista MIT Technology Review. | GVAAlberto Fabra, durante la firma del acuerdo con la la revista MIT Technology Review. | GVA

  • El Palau de les Arts reunirá a cerca de 600 investigadores y emprendedores
  • La celebración de este encuentro tiene un coste de 400.000 euros
  • Fabra: ‘Valencia se convertirá en la capital mundial de la innovación’

La ciudad Valencia acogerá los próximos 5 y 6 de noviembre la Conferencia Anual de Tecnologías Emergentes EmTech España y las sucesivas ediciones de los tres años siguientes. Este encuentro, organizado por la edición en español de la revista MIT Thecnology Review, está considerado como una de las citas más importantes en tecnología y emprendimiento.

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, ha anunciado este evento tras la firma del acuerdo entre la Generalitat y la revista MIT Technology Review, propiedad del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y ha destacado que, de esta forma, Valencia se convertirá “en la capital mundial de la innovación y el desarrollo tecnológico”.

El Palau de les Arts reunirá en noviembre a cerca de 600 investigadores, empresas, emprendedores e inversores de todo el mundo relacionados con la I+D+i, que analizarán el impacto de la investigación y el desarrollo tecnológico en la sociedad y en los negocios.

El congreso permitirá poner en contacto conocimiento, capital y empresas con el fin de contribuir a desarrollar nuevas aplicaciones, sistemas y herramientas con impacto social y económico en el futuro.

La celebración de este encuentro tiene un coste de 400.000 euros que serán aportados la Diputación de Valencia, el Consejo de Cámaras de la Comunitat Valenciana, el Ayuntamiento de Valencia, Feria Valencia, Itene, EDEM, Voslohh y Gedesco, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

Fabra ha señalado que es fundamental en la actual sociedad “convertir la información y el talento en conocimiento, y transformar ese conocimiento y el emprendimiento en oportunidades de negocio y crecimiento económico y social”.

“Emprendedores e investigadores más relevantes del mundo podrán acceder a empresas e inversores que pueden convertir sus brillantes ideas en soluciones y proyectos reales”, ha asegurado el jefe del Consell, quien ha resaltado que este foro es “el mejor escaparate internacional de las nuevas tendencias en tecnologías” y “facilitará la interrelación del emprendedurismo valenciano con el resto del mundo”.

Alberto Fabra ha manifestado que la colaboración privada es la vía para posicionar la Comunitat a la cabeza de la innovación europea. “El capital privado es fundametal para el desarrollo, la investigación y la innovación”, ha afirmado.

El presidente ha trasladado su agradecimiento a todos los patrocinadores de esta iniciativa que, según ha pronosticado, “dará excelentes frutos”, así como a la publicación del Instituto Tecnológico de Massachussets “por su apuesta por la Comunitat Valenciana y su confianza en nuestra capacidad para llegar a ser una referencia tecnológica a nivel europeo”.

Fabra ha explicado que la Generalitat es consciente de que el conocimiento constituye un factor diferencial que puede impulsar la reactivación económica, a través de la mejora de la productividad y la reorientación del sistema productivo hacia actividades globales e innovadoras.

‘Modelo productivo’

“Por ello -ha dicho- estamos impulsando la reorientación de nuestro modelo productivo hacia una economía del conocimiento, basada en la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación, en el capital humano, el emprendimiento y la apertura al exterior”.

El objetivo es convertir a la Comunidad, según Fabra, en una de las economías “más avanzadas, competitivas y que generan mayor riqueza y empleo”. “Entre todos tenemos que mostrar al mundo una identidad de tierra de oportunidades capaz de desarrollar un tejido productivo de alto valor añadido y creador de empleos cualificados y estables”, ha indicado.

Para Fabra, es “fundamental” poner en valor todo el potencial que tiene la Comunitat Valenciana como son las infraestructuras, el tejido empresarial e industrial valenciano y la excelente Red de I+D+i.

Para finalizar, ha apostado por seguir trabajando en colaboración con diferentes organismos nacionales e internacionales para que se hagan realidad proyectos empresariales que generen inversión, riqueza, empleo y que supongan crecimiento y oportunidades para los valencianos.

“La Comunitat Valenciana puede convertirse en ese referente que precisa España y la Unión Europea y podemos hacer posible que durante estos tres años nos convirtamos en un faro de oportunidades y en noviembre lo podrán apreciar los investigadores que van a poner en común cómo tiene que ser el futuro del resto del mundo a través de la aplicación de las nuevas tecnologías. La Comunitat Valenciana les espera”, ha concluido.

Todo lo que esconde el CETA firmado por la UE y Canadá

1 noviembre 2016 | Categorías: Internacional, Opinión, TTIP / CETA / TISA, Unión Europea | |

Adoración Guamán /Alexandre Mato / Pablo Sánchez Centellas – ctxt.es

http://www.attac.es/2016/11/01/todo-lo-que-esconde-el-ceta-firmado-por-la-ue-y-canada/

Un análisis del recorrido del acuerdo durante las últimas semanas y de los textos firmados finalmente demuestra que, en todo caso, la victoria de la Comisión y sus aliados es una victoria pírrica

Jean-Claude Juncker, Justin Trudeau, Donald Tusk y el primer ministro eslovaco, Robert Fico, durante la firma del CETA este domingo 30 de octubre.

El CETA está firmado: la UE y Canadá plasmaron su firma el domingo 30 de octubre en Bruselas. “Lo conseguimos”, dijo la ministra de Comercio de Canadá, Chrystia Freeland, a punto de saltar de alegría entre las sonrisas de los políticos presentes en la Cumbre de última hora convocada tras la ‘rendición’ de Valonia, la región belga que durante dos semanas ha bloqueado el Acuerdo Económico y Comercial Global entre la UE y Canadá.

La puesta en escena y el lenguaje corporal mostraron que la Comisión Europea, los gobiernos del continente y el canadiense y las grandes empresas que han empujado por este Tratado Comercial han salvado un momento crítico. La política comercial comunitaria “ha recuperado su credibilidad”, decía aliviada su responsable en la UE, la comisaria sueca Cecilia Malmström, mientras se escenificaba lo que aparentemente ha sido una victoria frente a sindicatos, organizaciones sociales o ecologistas y sobre Valonia, la pequeña aldea gala del siglo XXI que puso contra las cuerdas al mismísimo Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea.

Pero, ¿realmente han ganado los que apostaban por el tratado? ¿Han sido en vano los esfuerzos de las campañas de las organizaciones sociales y la izquierda europea? Un análisis del recorrido del acuerdo en las últimas semanas y de los textos firmados finalmente demuestra que, en todo caso, la victoria de la Comisión y sus aliados es una victoria pírrica.

Han sido quince días de “presiones increíbles” sufridas por Valonia, la pequeña región de apenas el 1% de la población de la UE, donde se han concentrado todos los poderes políticos (y económicos) hasta conseguir torcer el brazo de su gobierno. El líder de los socialistas belgas y ex primer ministro, Elio di Rupo, llegó a asegurar que tanto él como el ministro-presidente de Valonia, Paul Magnette, habían sufrido coacciones directas de los dirigentes europeos.

También el presidente del Europarlamento, Martin Schulz, en una actitud sin precedentes, ha llegado a presionar al presidente socialista del gobierno valón para que se rindiera a las presiones de la Comisión. El también socialista alemán realizó esas presiones sin la aquiescencia de la Eurocámara, y diversas eurodiputadas/os quieren pedirle responsabilidades.

Las presiones se han librado también en los grandes medios, que han intentando sacarle los colores al gobierno valón por su declive económico, utilizando cuestiones como el reciente cierre de la fábrica de maquinaria Caterpillar para intentar justificar la necesaria apertura a las inversiones extranjeras que se promueve con el CETA. De hecho, aunque en la Comisión afirman que “han respetado con paciencia” los tiempos de las instituciones belgas, Juncker ha reconocido que sus negociaciones habían ido más allá del gobierno federal del país. Un equipo de la Comisión visitó varias veces Namur, capital de Valonia, durante los días del rechazo al CETA para discutir directamente sus objeciones.

La resistencia de la pequeña Valonia representaba en realidad el esfuerzo de miles de activistas que llevan años de campaña contra el CETA y el TTIP, y sumaba las reticencias de otros Estados miembros que no acababan de estar cómodos con el acuerdo en ciernes y que han exigido, al calor de las negociaciones para convencer a la región belga, introducir cambios en el texto de la manera que fuera posible.

En realidad, tras dos semanas de fracasos (un Consejo de Comercio que no pudo firmar el acuerdo, una Cumbre de líderes europeos con el primer ministro belga cabizbajo, incapaz de convencer a los valones, una ministra canadiense llorando, horas interminables de negociaciones…) se podría afirmar que ha sido la Comisión la que ha dado su brazo a torcer.

Es cierto que el presidente Juncker y su equipo, con Malmström al frente, han salvado la cara evitando “un golpe muy serio a la política comercial común y a la credibilidad de la UE”, en palabras de un alto diplomático de un país europeo. Pero tampoco puede negarse que Valonia solo ha bajado los brazos tras conseguir un acuerdo de escala nacional con numerosas condiciones, que también se han plasmado de manera parcial en la Declaración firmada como anexo al CETA. En todo caso, tras la firma quedan numerosos pasos por dar para que el acuerdo con Canadá entre en vigor, de manera provisional primero y de manera total posteriormente.

El camino que le queda al CETA

El primer reto del CETA será conseguir el apoyo de la mayoría simple de las y los diputados del Parlamento Europeo, en una votación que, si no se celebra en diciembre, deberá esperar a febrero. En principio, ese primer trámite no debería dar problemas a las partes firmantes: votará a favor la gran coalición de facto, formada por los conservadores del PP Europeo y el grupo de los ‘Socialistas y Demócratas’, a la que se unirán los liberales del ALDE, el cuarto grupo de la Cámara. La oposición quedará en manos del GUE/NGL, el grupo de izquierdas del Parlamento, y Los Verdes, junto a algunas eurodiputadas/os belgas y franceses.

Es sabido, también, que los socialdemócratas franceses en conjunto están siendo muy combativos en las negociaciones del TTIP, el tratado comercial con Estados Unidos, así que la disciplina de voto socialista podría romperse. En todo caso, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha señalado que su previsión “es que no habrá problemas en el Parlamento Europeo”.

Una vez aprobado el CETA por el Parlamento Europeo, las dos partes procederán a la aplicación provisional del acuerdo. Este es el as en la manga de la Comisión, ya que permitirá que el tratado se aplique sin el tercer paso necesario para su ratificación, la aprobación por cada Estado de la UE. Sin embargo, gracias a las reticencias de Valonia, de numerosos juristas, del Tribunal Constitucional alemán y de varios países, la aplicación provisional sólo se producirá respecto de determinadas partes del tratado y no respecto de la totalidad del capítulo más criticado: el de la protección de la inversión extranjera. Aun así, durante la rueda de prensa tras la firma, el propio primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ha señalado que “una de las claves es que la entrada en vigor provisional representa el 98% de lo que es el CETA”.

A partir de ahí, el CETA libraría su última batalla, una lid con casi 40 escenarios pues en algunos Estados miembros, como evidentemente Bélgica, el Tratado requerirá la aprobación en los parlamentos regionales. Por esta razón, Bruselas tiembla ante otros ‘valones’ en cualquier rincón del continente y, entre bambalinas, no se descarta que probablemente el acuerdo con Canadá nunca llegue a ser ratificado del todo.

Si finalmente el CETA descarrila porque alguno de los Estados Miembros de la UE no lo ratifica o, incluso, si un Tribunal Constitucional o una institución similar falla en contra de la compatibilidad entre el CETA y alguna de las Constituciones nacionales, finalizaría la aplicación provisional del acuerdo. La duda estriba en saber cuándo va a ocurrir esto ¿será inmediato el cese de la aplicación? ¿Habrá un tiempo mínimo para que el CETA muera definitivamente?

Esta cuestión ha ocupado, entre otras, un lugar central en el debate que ha llevado hasta el sí de Valonia. Si repasamos los documentos publicados tras la negociación en Bélgica se observa que la aquiescencia valona se ha conseguido mediante la adopción de una resolución firmada por el conjunto de autoridades belgas implicadas. Este texto, resultante de la negociación intrabelga, establece condiciones importantes que pueden lastrar la vida del Tratado.

Las condiciones de Valonia

En primer lugar, y como declaración principal, las autoridades implicadas van a realizar a intervalos regulares evaluaciones de las implicaciones sociales y ambientales de la aplicación provisional. Si una de las entidades federadas informa al gobierno belga de su decisión definitiva y permanente de no ratificarlo, éste deberá notificar en un plazo máximo de un año al Consejo la imposibilidad total de ratificación. Valonia y las otras federaciones siguen teniendo en su mano la muerte definitiva del CETA.

Un segundo punto clave es que los distintos Gobiernos belgas también han acordado elevar ante el Tribunal de Justicia de la UE una solicitud de examen de la compatibilidad del mecanismo de resolución de controversias inversor-Estado (ICS) con los Tratados de la UE. Estas regiones han manifestado en ese mismo texto su negativa a ratificar el CETA si se mantiene el capítulo 8, respecto de la inversión extranjera, tal y como está en el texto.

Además, la resolución incluye una previsión de activar la cláusula de salvaguarda en materia de agricultura, y la obligación de que el Parlamento belga apruebe cualquier iniciativa en materia de cooperación reguladora que trate competencias compartidas con Bélgica.

Las reclamaciones valonas contra el CETA también han estado muy centradas en los posibles cambios de la legislación europea en áreas como los productos transgénicos, en concreto sobre su “autorización, comercialización, crecimiento y etiquetado” en suelo europeo. El texto belga “reafirma que el CETA no afectará a la legislación de la UE” sobre estos alimentos, pero no hace mención, por ejemplo, a posibles problemas en la gestión del agua.

El resto del acuerdo intrabelga se vincula con el contenido de la Declaración interpretativa del CETA que llevaba meses fraguándose y que ha sido engordada y acabada in extremis, como único camino posible para sortear obstáculos que parecían infranqueables.

Realmente ¿qué han firmado la UE y Canadá?

El contenido del CETA finalmente firmado no ha cambiado, es exactamente el mismo que rechazó el Parlamento valón y que ha suscitado las críticas de Estados, movimientos sociales, sindicatos e incluso del propio Tribunal Constitucional alemán. Sin embargo, junto con el CETA se ha firmado una Declaración anexa que debe entenderse como parte del acuerdo.

Esta declaración de 12 páginas contiene dos novedades fundamentales respecto de los textos filtrados antes de que Valonia se rebelara. Por un lado, la Declaración se reconoce a sí misma como interpretación obligatoria en el sentido del artículo 31 del Convenio de Viena sobre el derecho de los Tratados. El CETA, por tanto, debe interpretarse según el sentido que le dé esa declaración, que incluye un listado de los artículos específicos a los que afecta y que deben ser interpretados según sus indicaciones.

Esta contundencia choca con la segunda de las novedades que incluye la Declaración, con afirmaciones que van en sentido totalmente contrario al contenido del CETA. Por ejemplo, en la Declaración se reconoce que del CETA no se va a derivar un trato más favorable para los inversores extranjeros que para los nacionales. Si aplicamos estrictamente esta idea, directamente hemos de eliminar del texto el mecanismo de solución de controversias inversor-estado (ICS), lo cual significaría dejar caer una de las piezas fundamentales del Tratado. ¿Cuál puede ser la solución? ¿Están diciendo realmente una cosa y la contraria? La respuesta puede estar en el propio artículo 31 del mencionado Convenio de Viena, donde se señala que la interpretación de todo tratado debe realizarse en primer lugar atendiendo a su texto y en segundo lugar a las declaraciones anexas. Si se aplica esta norma de manera rigurosa queda claro que, en todo caso, va a primar lo que diga el CETA, lo que sin duda resta valor a la Declaración que tantos esfuerzos ha costado firmar.

El anexo parece escrito para fomentar la tranquilidad. Su preámbulo tiene un aroma conocido y repite las bondades del CETA y sus potencialidades para impulsar la economía, incluyendo afirmaciones como que “el principal propósito del comercio es aumentar el bienestar de la ciudadanía”; el reconocimiento del derecho a regular; el reconocimiento de la capacidad de ambas partes de plantear y conseguir sus “objetivos legítimos de políticas públicas” decididas por sus instituciones democráticas; o la afirmación de que el CETA no rebajará los estándares y regulaciones relativas a la salud, protección del consumidor, ambiente o protección de los derechos laborales. Ambas partes reafirman su compromiso con el principio de precaución y reiteran que la cooperación en materia normativa será voluntaria, algo que es evidente según el capítulo 21 del CETA. No se explica en cambio que si una de las partes decide “voluntariamente” apartarse del método de cooperación debe justificarlo y esta justificación no es sencilla.

A partir de ahí la Declaración aborda los temas que más reticencias y polémica han despertado durante las negociaciones: el derecho a regular de los Estados y sus entidades, los mecanismos de cooperación reguladora, los servicios públicos, el ICS (el mecanismo de arbitraje entre inversor y Estado), el desarrollo sostenible (en cuestiones laborales y ambientales), las consultas con los agentes sociales, la contratación pública, el agua, las pymes o la protección de los pueblos aborígenes de Canadá.

En muchos de estos puntos la Declaración es una mera repetición de lo dicho hasta ahora: buenas intenciones sin modificar el texto del CETA. Sin embargo, hay algunas novedades como la mención a los sistemas de seguridad social, que se reconocen expresamente fuera del ámbito del tratado, y quedan exentos de las obligaciones de liberalización establecidas para el conjunto de los servicios en diversos capítulos del CETA.

Otro ejemplo es la materia laboral, ya que se afirma que los mecanismos de sanción por incumplimiento de los estándares laborales (mínimos) serán vinculantes, un extremo que no está establecido en el tratado y que, sin duda, generará confusión a la hora de activar estos mecanismos. Una parte positiva es que se remarca que el CETA no afecta a los derechos de negociación colectiva y de huelga.

Menos clara resulta la parte de la declaración que atañe a la contratación pública: se afirma que ninguna previsión del CETA va a ser un obstáculo para la introducción de cláusulas sociales y ambientales, pero el contenido del Tratado apunta a lo contrario. También se subraya que los stakeholders, o partes con intereses en el CETA, no son solo empresas, sino sindicatos, grupos ecologistas, cosa que hasta ahora no se contemplaba.

La parte dedicada a la protección de la inversión extranjera es la que más profundamente afecta al contenido del CETA. Para matizar la frase comentada sobre la no discriminación entre inversores extranjeros y nacionales, en la Declaración se indica que el “trato igual”  significa que los inversores extranjeros pueden, que no deben, utilizar los tribunales estatales. Además, se clarifica que una modificación normativa no puede ser objeto de un recurso de un inversor, y que sólo las empresas con un claro vínculo con Canadá o la UE podrán utilizar estos mecanismos (lo que no es óbice para que el mecanismo siga siendo una avenida para las empresas de EEUU porque muchas tienen filiales en Canadá).

La Declaración incluye cuestiones que ya se habían afirmado como un maquillaje que no cambia el corazón del mecanismo de ICS (jueces seleccionados por su currículum, un código de conducta, normas de remuneración, etc). Ante este contenido, los sectores críticos recuerdan que el principal problema es que el mecanismo de ICS genera una justicia paralela sólo al alcance de las empresas extranjeras, algo que no cambia con la Declaración anexa. Haciendo bandera de esta nueva aproximación a los mecanismos de solución de controversia inversor-Estado, la Declaración confirma la voluntad de la UE de caminar con rapidez y con el apoyo de Canadá hacia una Corte Multilateral de Inversiones.

También es importante señalar que la Declaración incluye la cuestión del agua. Aunque la Comisión había prometido dejar este asunto fuera del acuerdo, el European Water Movement ha analizado el capítulo del CETA sobre ‘Derechos y obligaciones relacionados con el agua’ y concluye que facilitará en Europa y Canadá “el acaparamiento del agua por parte de empresas multinacionales”. Aunque este capítulo considera que el agua no es un bien ni un producto y, por tanto, queda fuera del acuerdo comercial, el European Water Movement alerta de que sus usos posteriores como mercancía (agua potable, saneamiento o riego agrícola) sí abren la posibilidad de que esté sujeta a los mecanismos del CETA. Para contrarrestar estas críticas, se ha introducido una cláusula interpretativa asegurando que “nada en el Acuerdo obliga a la UE a permitir el uso comercial del agua para cualquier propósito”.                                                 

Tras el CETA, ¿está muerto el TTIP?

Juncker y su equipo, la autodeclarada “Comisión política y no de tecnócratas”, tienen serios problemas para sacar adelante su agenda política y especialmente uno de sus pilares, la política comercial. En el último choque de trenes europeo se ha evidenciado cómo, en este tema, lo que debería haber sido un paseo triunfal se ha convertido en una pírrica victoria y esto va a afectar sin duda al TTIP.

La suerte del tratado con los Estados Unidos está en sus horas más bajas. Los socialistas del continente están divididos y tienen por delante muchas votaciones para ahondar en sus contradicciones, sobre todo por sus repetidas sentencias de muerte al TTIP. El tiempo dirá si se materializan estas sentencias de muerte de ciertos políticos franceses y alemanes en horas preelectorales pero, de momento, ponen palos en las ruedas de los Tratados de Libre Comercio de nueva generación. Por añadidura, una gran parte de la ciudadanía conoce el CETA, el TISA –Acuerdo sobre el Comercio de Servicios que negocian 23 miembros de la OMC– y sobre todo el TTIP.

La lucha pública de Valonia en las dos últimas semanas ha supuesto un espaldarazo y un reconocimiento a la labor de las campañas y movimientos sociales que, en palabras de sus miembros, van a seguir peleando para extender el conocimiento y el rechazo de estos tratados al conjunto del continente. Como apuntan desde los movimientos de rechazo al CETA, “puede parecer que hemos perdido una batalla, pero hemos salido con la moral alta y el grueso de las tropas intactas, no todos pueden decir lo mismo. Ahora no vamos a bajar la guardia, tenemos por delante la votación en el Parlamento Europeo y hay que seguir en las calles”.

___________

  • Adoración Guamán es profesora titular de derecho del trabajo en la Universitat de València y autora del libro TTIP, el asalto de las multinacionales a la democracia.
  • Alexandre Mato
    Periodista por la UCM, donde cursó un Máster en Relaciones Internacionales. Antiguo editor jefe de cierre de ‘Mercados’, ha pasado por la Cadena Ser, Informativos Telecinco y ‘El Confidencial’. Colabora con la TVG o Telemadrid. Vive en Bruselas. @xandre_mato
  • Pablo Sánchez Centellas

ATTAC España no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.